El Festival de Málaga estrena una historia de amor y desamor a través de las nuevas tecnologías, con Natalia Tena y David Verdaguer

Marques-Marcet dirige su propio guión, basado en la historia de una pareja, Alexandra y Sergio. Un año de relación a distancia, dos ordenadores y dos ciudades, Barcelona y Los Angeles. El amor que los une será la única arma para luchar contra los diez mil kilómetros que se interponen en su horizonte conjunto.
La película indaga sobre cómo la tecnología que nos permite una comunicación instantánea con la otra parte del mundo implica el nacimiento de una nueva forma de relacionarse e incluso provoca desuniones.
Marques-Marcet (Barcelona) realiza su primer largometraje documental en 2009 «De Pizarros y Atahualpas». Tras obtener la beca de La Fundación la Caixa se instala en en Los Ángeles para cursar el estudios de master de dirección cinematográfica en la la facultad de cine y televisión de UCLA. En su trayectoria americana ha realizado varios cortometrajes.
Natalia Tena (que interpreta a Alexandra) es una de las protagonistas de la serie televisiva de culto «Juego de tronos» donde interpreta el papel de Osha. Anteriormente la actriz ya logró mucha popularidad al interpretar el papel de Nymphadora Torks en la saga «Harry Potter». Ha protagonizado varios proyectos independientes como «Tonight You’re Mine», estrenada en Estados Unidos y centrada en el mundo del rock. En paralelo a su carrera como actriz, Natalia es la cantante del grupo musical Molotov Jukebox.
David Verdaguer (que en el filme da vida a Sergio), es uno de los rostros habituales de TV3 donde ha participado en varias de sus series («El cor de la ciutat», «Ventdelpla», «La sagrada familia») y como reportero en el programa de Zapping «Alguna pregunta més?». Ha protagonizado la TV-Movie «Cuatro Estaciones» y tiene una aparición en «Tres días con la familia», de Mar Coll.
El director de la película, que se estrenará el 16 de mayo, ha explicado que la idea de la cinta nació cuando se marchó a vivir a Los Ángeles y comenzó una «una doble vida: la real y la virtual». «Estaba allí pero dejé una vida en Barcelona, por lo que pasaba horas conectado al ordenador hablando en videoconferencia», ha detallado en la conferencia de prensa posterior al pase de las 9 de la mañana. En este sentido, ha reconocido que el filme no es autobiográfico pero sí refleja experiencia y sentimiento: «hay mucha gente en España que está pasando por la misma situación, sobre todo, los jóvenes que tienen que marcharse para buscar trabajo», ha añadido.
El actor David Verdaguer ha asegurado que «no es fácil ver y poder oír mediante videoconferencias sin poder tocar u oler, que son las tonterías del día a día a la que no damos importancia». A lo que Natalia Tena ha añadido que no usa el ‘videochat’, porque «me parece algo que puede separar mucho a la gente. Para eso es mejor no hablar porque no puedes tocar, mejor te escribes correos electrónicos o cartas bonitas de amor, que es lo que yo hago», mientas que para el director del largometraje, las redes sociales «no sustituyen a las relaciones normales». «No es ni bueno ni malo, sólo hay que ser conscientes de que no sustituyen», ha sentenciado.