Ellen DeGeneres consiguió dejar algunos momentos muy divertidos, que podrían pasar a la pequeña historia de los Premios de la Academia

-La foto más retuiteada de la historia.

El autorretrato ( más conocido como «Selfie” en las redes sociales) que la presentadora de la gala Elle Degeneres tomaba, a través de los «no demasiado largos» brazos de Bradley Cooper, entre bromas rodeada de estrellas como Brad Pitt, Julia Roberts, Meryl Streep o Angelina Jolie, se convertía en menos de una hora en la foto más retuiteada de la historia de esa red social, superando el millón de retuits. Ellen Degeneres, que se movía como pez en el agua en esta, su segunda ocasión como presentadora de los premios, consiguió una foto histórica al reunir a tantas estrellas de Hollywood que sin duda hizo la delicia de los fans, que no dudaron en darle difusión y batir el récord del mensaje más retuiteado de la historia de la red social.
-El «photobomb” se ha convertido en el nuevo «Selfie”.

Es bastante conocida la tendencia de las estrellas a hacerse autorretratos y colgarlos en las redes sociales, pero desde hace unos meses venimos asistiendo a una nueva corriente llamada «photobomb” que consiste en estropear las fotos de los demás apareciendo por detrás o poniendo caras graciosas. Entre las más divertidas de la noche nos encontramos con la de Bennedit Cumberbatch («Sherlock”) saltando detrás de la foto oficial del grupo U2 durante la alfombra roja, o Jared Leto («Dallas Buyer Club”) poniendo caras detrás del actor Kevin Spacey («Cómo acabar con tu jefe”).
-Pharrel Williams consigue hacer bailar a las estrellas.

El rapero Pharrel Williams interpreto en el escenario «Happy” la canción nominada que pertenece a la película de animación «Gru. Mi villano favorito 2” y se convirtió en un derroche de color y positividad en la que participaron Jamie Foxx («Django desencadenado”) su hija y hasta la actriz Kate Hudson («Guerra de novias”). Pero el momento más comentado es sin duda cuando el cantante en medio de la interpretación bajaba al patio de butacas y animaba a los asistentes a bailar, logrando que movieran el esqueleto Lupita Nyong’o, Meryl Streep y Amy Adams («Her”).
-Un momento para picar algo.

Las ceremonias de los Oscars son conocidas por su larga duración, y aquí no hay cena como en los Globos de Oro, lo que ha dado lugar a que muchos de sus nominados o ganadores acaben la gala totalmente hambrientos. Este hecho nos ha dado algunas de las instantáneas más divertidas del cine, como Ang Lee, Oscar en mano, se llevaba a la boca una enorme hamburguesa. Cuando DeGeneres a mitad de la ceremonia preguntaba si pedían unas pizzas muchos levantaron la mano (Entre ellos el mismísimo Martin Scorsese) pensando que se trataba de otra broma de la presentadora, pero para sorpresa de todos a la media hora llegaba un repartidor con tres pizzas familiares que los asistentes se encargaban de devorar delante de todos los espectadores.
-Los tropiezos de Jennifer Lawrence.

La joven y pizpireta actriz nos tiene acostumbrados a arranques de naturalidad totalmente espontáneos, y a protagonizar algunos de los momentos mas divertidos en los actos a los que acude. En esta ocasión no podía decepcionarnos, y si el año pasado su caída justo antes de recoger el Oscar se convertía en uno de los gifs más comentados, este año protagonizaba otro momento en el que perdía el equilibrio en la alfombra roja, convirtiéndolo en otra anécdota épica para disfrute de sus fans.
-Los emocionantes discursos.

Los discursos de los ganadores suelen convertirse en los momentos más conmovedores y logran emocionarnos con sus palabras, como así sucedía cuando Lupita Nyong’o recogía su premio con lágrimas en los ojos para recordar que este momento de alegría que estaba viviendo era gracias al sufrimiento de otra persona ( refiriéndose al de su personaje en «12 años de esclavitud”). Jared Leto nos emocionaba dedicándole el premio a su madre, que dejo los estudios para poder criarle y siempre le animo a desarrollar sus capacidades artísticas,y protagonizaba el discurso con connotaciones políticas al acordarse de la situación en Ucrania y Venezuela. Mientas que Matthew McConaughey (Buyes Dallas Club”) sorprendía dedicando su primer Oscar a Dios.
-¿Qué ha pasado con Liza Minelli?

Uno de los chistes de la apertura de la Gala, quizás el de menor gusto, caía como una losa sobre la figura de Liza Minelli («Cabaret”). La actriz se encontraba en el patio de butacas cuando la presentadora bromeaba señalando a la actriz: «Creo que es uno de los mejores imitadores de Liza Minelli que he visto nunca. Buen trabajo, señor”. Ante la incredulidad, Minelli solo pudo esbozar media sonrisa demostrando su profesionalidad. Para colmo, cuando la presentadora propuso la foto que sería «Selfie” ante su butaca, Lizza quedó detras de todos los demás actores, que la taparo9n y no pudo aparecer.
-Momentos musicales.

Dos de los momentos musicales más elegantes estuvieron protagonizados por dos grandes divas: La cantante Pink, que deslumbro vocalmente con su homenaje a «El mago de Oz” vestida de rojo como los zapatos de la Dorothy del film, y Bettle Midler («Las mujeres perfectas”) que con su voz dio paso al recuerdo de los fallecidos. La nota divertida la puso John Travolta («Salvajes”), cuando en su presentación de la canción nominada por «Frozen” equivocaba el nombre de la cantante, por lo que Idina Menzel pasaba a ser «Adela Manzeen”.
-Momentos embarazosos.

Sin duda han sido los Oscars que más en tensión han tenido a algunas de sus asistentes, por el peligro de dar a luz en directo durante el transcurso de la ceremonia. Hasta tres de sus invitadas acudian embarazadisimas al evento, entre ellas Kerry Washington ( «Django desencadenado / Django sin cadenas / Django unchained”), Olivia Wilde ( «Her / Ella”) y Elsa Pataky («Fast & Furious 6 / Rápidos y furiosos 6”).
– Keniana y Mexicana.

Lupita Nyong’o no solo se ganaba el respeto de la profesión al ganar la estatuilla dorada, sino que conseguía también el cariño de los fans hispanos cuando respondía en la alfombra roja en un correcto castellano. Este hecho es debido a que había nacido en México, y aunque la llevaron de niña a Kenia, cuando estudiaba en Estados Unidos se desplazó al vecino del sur para aprender nuestra lengua, algo que la ha enriquecido culturalmente y de lo que se siente muy orgullosa. Y le encantan los tacos…