«FÁTIMA O EL PARQUE DE LA FELICIDAD», UNA HISTORIA DE AMOR EN LA CAPITAL CUBANA ACTUAL, ENTRE DOS HOMOSEXUALES DE OPTIMISMO CONTAGIOSO

El personaje central de la película es Fátima, al que Perugorría considera «fascinante” por su «optimismo contagioso”, y que piensa que le permitirá ofrecer una visión diferente a la de otras películas cubanas. La película muestra como Fátima y Vaselina, dos homosexuales, se conocen en un portal de la calle Galiano, en la populosa barriada de Centro Habana, iniciándose entre ellos una historia de amor.

Personaje
«Lo que más me interesa de Fátima y lo que creo que pueda ser diferente de otras películas cubanas que han abordado el tema gay, es que este es un personaje de un optimismo desbordante, que alimenta su autoestima para enfrentar los problemas”, ha dicho Perugorría durante el rodaje. Para el cineasta este personaje es un ejemplo «fantástico” de una persona «con esas ganas de vivir, cargada de energías positivas con las que enfrenta los problemas que se presentan a un homosexual que vive en una sociedad machista”.
Perugorría recuerda a Diego, su personaje de «Fresa y chocolate» (1993) y advierte de que es «interesante” la diferencia respecto al momento en el que transcurre la película que está filmando. El actor y realizador cree que ahora «es otra la realidad y el contexto”, que hay cambios para la comunidad gay, aunque todavía «quedan prejuicios culturales que son difíciles de cambiar”, pero a nivel de respeto y de oportunidades para los homosexuales en este momento ve a Cuba como un país «mucho más tolerante”.
Fátima está interpretado por Carlos Enrique Almirante, quien asegura que es «muy difícil, porque es un papel muy alejado de mi persona, que pasa por todas las etapas, llora, ríe, se prostituye y termina como artista de un show de travestis”. Frente a él, Tomás Cao es quien da vida a Vaselina.