El actor confirma que le han pedido que conduzca la ceremonia por tercera vez

El cómico de Reading de 49 años ha declarado que es un hecho que en la pasada gala, la audiencia televisiva subió y que en ese sentido los productores le han pedido que considere una tercera gala.

Ricky Gervais ha declarado al «Daily Mail»: «No sé que hacer. No sé si debo», pero no ha aclarado si ya había tomado decisión en algún sentido. En referencia a la serie en la que hizo su nombre y fama y que sólo tuvo dos ediciones, pese a su sensacional éxito, añadió: «Ya saben lo que pienso, dos es el número ideal, es una excelente cifra». En un extenso artículo que escribe esta semana en la revista «Heat», proclama: «Hice exactamente lo que pensé hacer y es a lo que fuí: improvisar y causar carcajadas. Para mí, las reacciones fueron inesperadas. En cada canal de televisión y programa de debate fuí diseccionado por semanas. ¿Fuí lejos? Yo creo que no. No se quién se sintió ofendido. Todavía tengo que averiguarlo».

En el programa estrella de entrevistas de la CNN, el británico Piers Morgan, heredero del trono de Larry King, le sometió a una excelente conversación. Gervais se defendió con humor y energía y dijo finalmente:»Siento que alguien se ofendiera… si eso ocurrió. Si me conocen y la forma en que trabajo, no deberían haberme contratado». Pero las audiencias mandan, y parecen que van a atreverse con el excéntrico y genial cómico de «Extras» y «La invención de la mentira» por tercera vez. La respuesta, dentro de 11 meses. Los norteamericanos temblarán despues de haber reído.