El cine de Corea es el gran invitado de la próxima edición del certamen marroquí a partir del próximo 4 de diciembre

A sus 69 años, Abbas Kiarostami ha obtenido la Palma de Oro en Cannes en 1997, además de haber sido uno de los primeros cineastas iraníes en obtener el reconocimiento mundial. El director de «A través de los olivos» tiene pendiente el estreno de su noveno largometraje, «Roonevest Barabar Aslat» («La copia certificada»), con la participación de Juliette Binoche para el año próximo, que ha rodado en Italia. «La copia certificada» relata el encuentro entre el escritor inglés James (encarnado por el barítono William Shimell, que debuta de este modo en la gran pantalla) y la dueña de una galería de arte francesa con motivo del lanzamiento en Italia del último libro de James, sobre la estrecha relación entre original y copia en el mundo del arte. Realidad y ficción se mezclan en su relación.
Cada año, el patronato del festival elige un país y cinematografía para rendirle homenaje. En 2005 lo fue España y en años anteriores y posteriores, Marruecos, Italia, Egipto y el Reino Unido. Este año, se ha elegido por primera vez una nación asiática: Corea. Tras su paso por recientes festivales internacionales con gran éxito, la industria cinematográfica coreana da muestras de gran vigor, dinamismo y creatividad. El país asiático es uno de los que -con drásticas cuotas de pantalla para la exhibición de filmes nacionales- protege de óptima manera su industria y arte. De hecho, en las última dos décadas, el cine coreano se ha convertido en la fuerza cinematográfica más potente de Asia. Prueba de ello ha sido la emergencia de aclamados realizadores como Im Kwon-taek, PARK Chan-wook, KIM Ki-duk, Jee-woon y NA Hong-jin. La novena edición del Festival Internacional de Cine de Marrakech se celebrará del 4 al 12 de diciembre de 2009