EL DIRECTOR NEOYORQUINO RECIBE EL PREMIO MÁQUINA DEL TIEMPO DEL FESTIVAL DE SITGES

El Hotel Chelsea es uno de los símbolos más representativos del Nueva York hippie y punk de finales del siglo XX: por sus habitaciones pasaron personajes como Ethan Hawke, Robert Crumb o Dennis Hopper, entre muchos otros.
Con Woody Allen relegado a retratar las intrigas de la alta burguesía europea, Abel Ferrara se ha quedado con el título de rey de Nueva York para él solo. Ningún otro director se podía aproximar al mito del hotel Chelsea, construido a finales del XIX y convertido en el alojamiento de la vida bohemia. Por él pasaron desde Dylan Thomas a Janis Joplin. Ferrara entrevista a algunos ilustres recientes como Robert Crumb o Ethan Hawke, así como a uno de sus actores fetiches y residentes (como no) en el Chelsea, Dennis Hopper; a la vez que intercala la recreación de un incidente en torno a Sid Vicious.
Ferrara ha filmado un documental que no tiene nada que ver con las obras académicas ni con las revisiones autocomplacientes. Tras la proyección de la película, el director ha hablado con los espectadores. Además, Abel Ferrara ha recibido este lunes el premio Màquina del Tiempo del Festival de Sitges 2008.