UNA COMEDIA SALVAJE DE hombres desesperados, agobiados por los conflictos con las mujeres

«Quería hacer una comedia loca donde me río de mí mismo y de mis problemas, quería contar cómo unos pobres diablos intentan sobrevivir en el mundo actual», explica Álex de la Iglesia, durante la presentación del rodaje de esta cinta, que se estrenará la próxima primavera.
De la Iglesia reconoce que el punto de arranque para escribir el guión de esta película fueron las dificultades que atraviesan los padres con hijos y divorciados, como él, para tener que ver a sus hijos. «Se producen situaciones nada cómicas, pero sí puedes reírte de ellas en una película», asegura.
La historia parte del atraco que realizan un grupo de hombres desesperados a una tienda de «Compro oro», situada en la céntrica puerta del Sol de Madrid. Uno de ellos José (Hugo Silva) es divorciado y su gran meta es llevar a su hijo Sergio a Disneylandia.
Mientras tanto, la ex mujer de José, que interpreta la actriz Macarena Gómez, echa de menos a su hijo Sergio, que debería estar en casa a las ocho y media. Acude a la policía, pero los inspectores encargados del caso no parecen controlar la situación como a ella le gustaría, así que decide ir en busca de Sergio por su cuenta.
Antonio (Mario Casas) otro de los atracadores, pierde el coche porque su mujer se lo ha llevado para hacer la compra, pero consiguen un taxi. Al final, tienen el botín; una bolsa con 25.000 anillos de oro y deciden escapar a Francia.
«Soy fan de Álex de la Iglesia», reconoce Hugo Silva, quién no dudó en aceptar este guión por ser quién es el director y por tener un «ritmo trepidante, sin tregua» y en el que comparte reparto «con un elenco de primera».
Silva describe a su personaje como un hombre «idealista» y «luchador» que está envuelto en una situación «patética», que siempre saber mirar hacia el futuro y que está dispuesto a hacer cualquier cosa por su hijo, incluso ir a la cárcel.
Mientras que para Mario Casas hacer esta película con Álex de la Iglesia significa cambiar de registro; «hacer algo totalmente distinto, más maduro y en tono de comedia, con uno de los cineastas que mejor saber hacer comedia».
Casas define a su personaje Tony como alguien a quien «le faltan algunos tornillos pero con un corazón que no le cabe en el pecho», a lo que el director añade que «Tony es capaz de partirte la cara, si le entras mal, pero a la vez preocupado por todos los que le rodean».
Carmen Maura confiesa que «siempre le digo que sí cuando me llama Álex de la Iglesia. Además en esta película interpreto un papel que nunca había hecho: el de una bruja».
De la Iglesia, director de películas como «El día de la bestia», «Balada triste de trompeta», «800 balas» o «Los crímenes de Oxford», asegura que «Hugo Silva y Mario Casas tiene grandes posibilidades cómicas al estilo de Tony Curtis y Roger Moore, con un gran carisma y mucho poder de atracción».