EL GALARDÓN LE SERÁ ENTREGADO EN LA CEREMONIA DE LOS PREMIOS DE LA ACADEMIA EL PRIMER FIN DE SEMANA DE FEBRERO DE 2008

El actor Alfredo Landa, que este próximo viernes estrena «Luz
de domingo”, película con la que ha anunciado su despedida del cine, recibirá
el Goya de Honor en la próxima entrega de los Premios de la Academia, que este
año tendrá lugar en el primer fin de semana del próximo mes de febrero.

Alfredo Landa Areta (Pamplona, 3 de marzo de 1933) es hijo de
un comandante de la Guardia Civil. A los doce años se traslada con su familia a
San Sebastián y allí estudia Derecho. Durante sus estudios contribuyó a la
fundación del Teatro Español Universitario (TEU) de la ciudad.

Con 25 años se instala en Madrid y empieza a trabajar en
teatro y doblaje. Su debut cinematográfico se produce en 1962 con «Atraco a las
3”, de José María Forqué. Desde entonces se ha convertido en uno de los actores
más importantes del cine español, con más de 120 películas en su filmografía,
sin mencionar su trabajo en teatro y en televisión.EL LANDISMO

En su primera época desempeñó papeles secundarios y poco
después se reafirmó como protagonista absoluto de la comedia española del
momento, simbolizando el prototipo del español medio en la década de los
setenta. Su personal estilo, vital y arrollador, dio origen a lo que casi se
puede considerar un género en la historia del cine español, que se dio en
llamar «el landismo». Con la transición democrática colaboró con los
principales directores españoles (Luis García Berlanga, Mario Camus, Basilio
Martín Patino, José Luis Garci, José Luis Borau, José Luis Cuerda, Antonio Mercero
o Manuel Gutiérrez Aragón). Durante esos años Alfredo Landa supo demostrar su
talento actoral con papeles de carácter y muy diversos, como en «El crack”, «Los
santos inocentes” (Premio al Mejor actor Festival de Cannes), «La vaquilla”, «El
bosque animado” (Goya al Mejor Actor) o «La marrana” (Goya al Mejor Actor).

También cosechó grandes éxitos en la pequeña pantalla
gracias a su participación en series como «El Quijote de Miguel de Cervantes” (1991)
de Manuel Gutiérrez Aragón, «Tristeza de amor” de Manuel Ripoll, «Lleno, por
favor” (1993) de Vicente Escrivá o «En plena forma” (1997). Durante el pasado
Festival de Málaga, Alfredo Landa anunció su retirada de los escenarios a la
edad de 74 años.