MARÍA BARRANCO, FERNANDO LUIS Y CHULPAN KHAMATOVA ENCABEZAN EL REPARTO

La película cuenta como una banda de falsificadores liderada por Fernanda Morales Saavedra, una verdadera fuerza de la naturaleza, prospera aprovechándose de los aprietos que están a su alrededor. Fernanda estuvo veinte años casada con Víctor Laranjeira, con quien compartía todo, especialmente las estafas, el timo y todo tipo de crimen que no implicara violencia física. Pero Fernanda no quiso tener hijos con él y por eso su matrimonio terminó en divorcio. Su nueva mujer es Liza, del Este de Europa, y le ha dado un hijo que se llama Mauro.
Tres años después de su divorcio Fernanda reaparece para proponerle un negocio de falsificación de documentos oficiales a Víctor. Fernanda se muda al barrio donde él vive, el Cova de Vapor, a las afueras de Lisboa, y desde allí gestionan una red de falsificadores que trata cada vez más con Europeos del Este, Africanos y Brasileños.
A Liza no le gusta la intrusión de Fernanda ni su manera de gestionar la banda y, después de que a Víctor le de una paliza un cliente enfadado, decide tomar las riendas de la banda y gestionarla ella.
Según Joao Nuno Pinto, la película «cuestiona la identidad individual, colectiva y nacional. Es una película de «encallados». Una mujer que por un pasado que quiere oolvidar se ve atrapada en una relación sin futuro. Una banda de falsificadores víctimas de sus propias burlas».
El director ha buscado con esta tragicomedia, trascender a la historia de los personajes: «Una legión de inmigrantes desubicados en busca de un futuro en un país sin perspectivas, en un mundo cada vez más cruel y cerrado. «¡América!» es una historia trágica, irónica, contada en todo de comedia», aclara Joao Nuno Pinto.