La Semana Internacional de Cine de Valladolid ha celebrado en Día de Chile con una mesa redonda con diferentes cineastas chilenos

El título se debe a la importancia del personaje de la madre tanto en la película como en estas situaciones en la vida real. «La figura de la madre es un personaje muy rico, por eso regresamos a ella todo el rato”, explica la directora. El punto de partida era un suceso real, pero el resto de la película se creó en la elaboración del guión: «yo me quería centrar en el descubrimiento de la identidad, hice un trabajo de documentación, pero no me reuní con los protagonistas de la historia real”, añadía Muylaert.

Pierre, el protagonista, un joven que no tiene clara su orientación sexual, para la directora fue clave para conectar con las nuevas generaciones: «Los jóvenes tienen más fluidez en el tema de género y sexualidad”. La historia real ocurrió hace 20 años, pero Muylaert afirma que «quería traer a los personajes al momento actual para dar un aspecto más contemporáneo”. Además, se reafirma en el derecho a la identidad y a ser uno mismo, «la historia rompe y cuestiona las etiquetas”, aseguraba.

La historia está contada desde el punto de vista de Pierre: «quería que el público se pusiera en su piel”, ha explicado la directora, que no pensó en desarrollar el personaje de la hija por esta misma razón. Anna Muylaert quería mostrar la rapidez con la que se actúa en estos casos en la vida real: «no hay tiempo para saber lo que está pasando, y lo mismo le pasa al público, que tiene que asimilar todo muy rápido”, señalaba.

También este 27 de octubre, se ha celebrado el Día de Chile en la 61 Seminci con una mesa redonda en la que han intervenido los directores que participan en el Festival. Ellos han sido Matías Bize, director de cine y miembro del jurado internacional de la Seminci; Gianni Ottone, crítico italiano especializado en cine chileno; Miguel Ángel Vidaurre, director de «Gringo Rojo»; Jorge Yacoman, director novel de «Fragmentos de Lucía»; Che Sandoval, del film «Soy mucho mejor que voh»; Macarena Aguiló, autora del documental «El edificio de los chilenos», y Andrés Waissbluth, director de «Un caballo llamado Elefante».

En su primera intervención en el coloquio, Giovanni Ottone afirmó que conoció el cine chileno en un festival que se celebró en Italia y realizaba una retrospectiva de 15 largometrajes chilenos similar a la de la Seminci. «Se trata de un cine independiente que tiene sus orígenes en este nuevo milenio, y resulta muy interesante porque no tiene la pretensión de llegar a Hollywood”. Pablo Marín matizaba que «el cine chileno tiene una diversidad muy amplia, con numerosos géneros cinematográficos”.

A su vez, Che Sandoval –»Soy mucho mejor que voh»– quiso hacer hincapié no solo en el tema del que habla el cine chileno, «sino en la forma en la que se habla, cómo se expresan los personajes y cómo hablan de sí mismos”, uno de los rasgos característicos de la identidad del país. Respecto a esto, aseguró que prefiere «subtitular al español antes que cambiar el lenguaje de las películas”.

El director de «Gringo Rojo», Vidaurre, habló de su película documental, que preparó con un 90% de imágenes de archivo y un largo montaje. Por último, Andrés Waissbluth comentó su emoción al presentar «Un caballo llamado Elefante» en Miniminci: «hoy hubo 600 niños en dos funciones, fue muy emocionante, acabé dando cientos de autógrafos”, aunque admitió que quiere tocar todos los géneros cinematográficos en su carrera y no centrarse en el cine infantil.

Durante toda la jornada se han proyectado películas chilenas en las diferentes secciones del festival, además de las integradas en el propio ciclo El cine chileno en democracia (2000-2015), que hoy ha ofrecido «Soy mucho mejor que voh», de Che Sandoval; «El edificio de los chilenos», de Macarena Aguiló y Susana Foxley, y el cortometraje «Silvia», de Leonardo cabezas y Dianne Díaz. También se ha proyectado en Punto de Encuentro la película «Fragmentos de Lucía», de Jorge Yacoman; y en Tiempo de Historia el documental «Gringo Rojo», de Miguel Ángel Vidaurre.