El teatro Álfil de Madrid acoge un extraordinario espectáculo de cabaret

En ese ambiente, mientras una bailarina se desprendía suavemente del sujetador sobre un escenario a media luz, nacía la madre coraje en la imaginación del dramaturgo. Porque aquel cabaret no sólo acogió a los crápulas de whisky con hielo y noche interminable, sino a intelectuales que veían en la contorsión libidinosa de aquellas artistas anónimas una forma de no pensar en la amenaza nazi que sobrevolaba Europa, o por el contrario, de meditar sobre todo ello, revuelto: así surgieron muchas obras teatrales de vanguardia.
«Les Follies…», que se ha estrenado en el teatro Álfil de Madrid, recrea los musicales, desde el París del Moulin Rouge, al cabaret alemán de entreguerras, hasta irrumpir en la época del rock con la elegancia chulesca y ronca de Elvies. Este espectáculo reúne a más de 20 bailarinas en escena: perfume de mujer.
Las coreografías son fieles a las originales que las inspiran y las chicas bailan y bailan, no sólo en busca del arte, sino también, ya está dicho, de la recreación de una atmósfera. Tal vez haya un exceso de play back, pero parece que resulta inevitable en un espectáculo con muchos artistas pero con escasos medios.
Destaca, en medio del excelente nivel general, el trabajo de una bailarina pelirroja y de ojazos negros, a la que el baile parece surgirle de su propia vida. Es imposible expresar más con el cuerpo y la mirada. Al final de la función se diluyó entre la ovación general, aunque los aplausos crecieron durante el breve instante en el que le correspondió saludar al público.
Otra chica, rubia y con mirada de mujer fatal sobre el escenario, al final del espectáculo bajó al patio de butacas para abrazarse con su madre. Lejos de los focos, simplemente era ya una muñequita linda feliz.