Un musical con las canciones de la España de los 80

Su anterior producción fue «Tango Vitrola», eleganta y glamurosa y contó con composiciones del argentino Alejandro Cervera, quien fusionó las canciones de la milonga con partituras de 1920. Sobre todo destacó el argentino Marios Ismael Espinoza, quien rizando el rizo, bailó un virtuoso tango consigo mismo. La pieza fue ambivalente acerca de la danza, con machos agresivos y mujeres florero. Se consideró una producción acerca de la guerra de los sexos.

Ahora, con «Ballet Hispánico», recrean el momento hedonista de una España tras la muerte del dictador Franco. Los coreóafos, los españoles Meritxell Barberá e Inma García rexcrearon los ritmos ochenteros con gran gusto y hedonismo. La música: rock y todos vestidos de cuero y muy sensuales. Hay violencia y sexo, algo de una sobredosis. Mucho de camp y música seria. Un experimento valioso. La pieza «Danzón» de Vilaro fue un territorio más seguro: música de jazz en directo a cargo del Ensemble de Paquito D’Rivera. Los bailarines Jamal Rashann Callender y Vanessa Valecillos, se mezclaron con los bongos de Paulo Stagrano y el clarinete de D’Rivera. Se trata de una produccfión para covencer y dar placer a un público bailón. ¡Olé!