BRUSELAS ACOGE UNA EXPOSICIÓN QUE VINCULA LA CIUDAD CON CON EL INICIO DEL CINEA TRAVÉS DE PIEZAS DE LA FUNDACIÓN J. M. QUERALTÓ

A través de una serie de acuarelas de las primeras salas de exhibición, cámaras de filmar y fotografías, el visitante conocerá la evolución de la técnica cinematográfica y el impacto que este invento tuvo en el desarrollo de la sociedad durante el siglo XX.

La Fundación Aula de Cine Colección Josep M. Queraltó ha seleccionado estas piezas para explicar la cara más social de la historia cinematográfica de Barcelona. A través de las acuarelas pintadas por el artista catalán Josep Marfà, el visitante hará un recorrido por las salas más emblemáticas que ha habido en la capital catalana. Estos cuadros forman parte de la Colección Josep M. Queraltó, considerada una de las colecciones privadas más importantes de Europa, con más de 20.000 piezas.

La Fundación ha incluido también en esta exposición objetos y fotografías de piezas que permiten al visitante conocer los antecedentes del cine a nivel técnico.

La capital catalana fue pionera en la asimilación del invento del cine.Hay que tener en cuenta la gran cantidad de salas que se abrieron para la exhibición de películas desde principios de siglo. Barcelona se convirtió en una verdadera ‘fachada del cine’. Muchos de estos espacios lamentablemente han desaparecido, pero otros aún siguen en pie y también hay salas nuevas que han abierto en los últimos tiempos.

Desde las primeras salas cinematográficas hasta las más recientes, forman parte de la memoria de varias generaciones de barceloneses. El cine es un arte que nace de la ilusión y el movimiento, pero a la vez también es un fenómeno social. Desde los primeros cines hasta las multisalas o el Imax, todos tienen un denominador común: los espectadores que se encuentran en la sala comparten emociones y disfrutan de una historia conjuntamente durante el tiempo que dura la película.