UN GUIÑO A LOS USUARIOS DE INTERNET CON Paco Mir, Joan Gràcia y Carles Sans convertidos en unas revoltosas e intangibles unidades de información

Paco Mir, Joan Gràcia y Carles Sans, los integrantes de tricicle, después de 32 años juntos «vaticinan» que éste será, seguramente, su último espectáculo de creación. Los artistas explican que la explotación de cada uno de sus montajes les lleva cuatro años. «Nuestro teatro no es de tresillo ni tranquilo. Somos realistas y sabemos que este género debe hacerse a tope y aunque físicamente seguimos bien en escena, todo tiene un límite», argumentan.
En cualquier caso, Tricicle, verdaderos genios autodidactas, también dirigen musicales y teatro, producen, tienen una segunda compañía y eso les mantiene «a pie de escena», recuerdan barajando la posibilidad de crear un espectáculo «para tres actores más jóvenes, altos y guapos».
«Bits» son, tal y como lo ha definido Mir, «unidades mínimas de información binaria» y éste un «espectáculo digital en código de gags trinario vertiginoso y trepidante». A lo largo de los 15 sketches que conforman la función, Tricicle va cambiando de tema, de gafas, de decorado, de sexo y también rinden homenaje a sus «amigos y maestros» Les Luthiers y recuperan algunos personajes de su espectáculo «Exit» (1984), a los que aquí abocan a situaciones diferentes. Como novedad, el espectáculo presenta más texto que los anteriores.
Recuperar el humor «que nos falta», han dicho, es el objetivo del grupo que, en esta ocasión, se ha servido del mundo de Internet y de las nuevas tecnologías para presentar situaciones cotidianas y hablar de las «cosas pequeñas» que le suceden al ser humano pero, eso sí, con un «guiño» al usuario de la Red. «Buscamos momentos en que la gente se sienta reconocida», apunta Joan Gràcia.
«Bits» se estrenó en mayo en Alicante y ha viajado ya por Pamplona, Bilbao y San Sebastián. Visualmente «muy atractivo», el montaje (con vídeos muy elaborados, 18 pantallas de alta definición y una aplicación de la tecnología de Leds particular) está siempre «en proceso», asegura el grupo. «Cada día añadimos algo nuevo», apuntan.
Los propios integrantes de Tricicle reconocen que a lo largo de estos 32 ninguno de sus espectáculos ha resultado fallido. Echando la vista atrás recuerdan especialmente ‘Manicomic’ «un montaje muy simple pero con la energía de quienes comienzan», o «Slastic», sobre el mundo del deporte y que hizo populares numerosos gags. «Intentamos no parecernos a lo anterior pero sin dejar de ser fieles a nosotros mismos y al público», explica Gràcia. «Cada uno de nosotros procuramos no quedarnos en un único personaje, como hicieron, por ejemplo, los hermanos Marx. Por eso buscamos ir un poco más allá, con nuevos formatos, contenidos y situaciones, y todo ello con la dificultad que plantea el teatro gestual. Creo que es una línea de trabajo muy honesta», añade.