Matt Damon había supeditado su permanencia como el amnésico agente a que Paul Greengrass continuase como director

Tony Gilroy, autor de los libretos de las tres entregas anteriores de la franquicia, no solo dirigirá sino que también será quien de nuevo escriba la historia. Pero en esta ocasión no tendrá como base ningún relato de Robert Ludlum, que no escribió más libros sobre el personaje que los que ya se han llevado a la gran pantalla.
La Universal intenta ahora convencer a Matt Damon, el protagonista de la saga, que declaró en varias ocasiones que únicamente volvería a meterse en la piel de Bourne si se cumplían dos condiciones: que el guión fuera bueno y que Paul Greengrass, director de «El mito de Bourne» y «El ultimátum de Bourne», estuviera al frente, siga encarnando al famoso agente en esta cuarta entrega. Por si acaso, Universal ya baraja otros actores para encarnar al amnésico Bourne.
La hasta ahora trilogía Bourne ha sido una de las sagas más rentables de la historia del cine. Con «El caso Bourne», que tenía un presupuesto de 60 millones de dólares, Universal recaudó en taquilla 214 millones, con «El mito de Bourne» recaudaron 288 millones de dólares con un presupuesto de 75 millones de dólares, pero la apoteosis llegó con la última entrega «El ultimátum de Bourne» que recaudó más de 442 millones de dólares con un presupuesto de 110 millones de dólares.