El juego de dominación y seducción entre dos mujeres, remake de la francesa «Crime d’amour»

«Crime d’amour», dirigida el pasado año por Alain Corneau y que protagonizaron Kristin Scott Thomas y Ludivine Sagnier, contaba como, en las oficinas de una multinacional, una joven empleada es favorecida por una veterana ejecutiva, iniciándose entre ellas un peligroso juego de dominación y seducción. La ejecutiva arrastrará a su empleada hasta un punto criminal sin retorno.
«Desde «Vestida para matar» en 1980 no había tenido otra oportunidad como esta de combinar erotismo, suspense, misterio y asesinato en una experiencia cinematográfica fascinante», ha dicho Brian De Palma, cuya última película, «Redacted», una crónica sobre el día a día de los soldados y la prensa en el Irak ocupado, constituyó un fracaso que le ha tenido parado muchos meses.
«Passion» se rodará entre exteriores de Londres e interiores en estudios alemanes, con un presupuesto de 30 millones de dólares. Los productores esperan al próximo Festival de Cannes, donde se iniciarán las preventas, para desvelar más datos.
La misma productora de Ben Said, llamada SBS, es la responsable de la actual producción de Roman Polanski, avtualmente en rodaje en las afueras de París, «Carnage», una adaptación de la obra de Yasmina Reza «Un dios salvaje», que protagonizan Kate Winslet, Jodie Foster y el austriaco Christoph Waltz.