Sandro Bondi, ministro de Cultura italiano, en contra de «Draquila: Italia tiembla», seleccionada fuera de concurso

La cineasta, cómica y polemista Sabina Guzzanti presenta en el Festival «Draquila: Italia tiembla», que será presentado fuera de la competición oficial.

Para Bondi, se trata de «una nefasta propaganda, que insulta a la verdad y al pueblo italiano», en sus palabras. Bondi añadió que sentía preocupación y desdén por el hecho de que el film sea proyectado en tan importante certamen internacional. La televisión italiana ya ha mostrado algunas secuencias y en una de ella, se ve a la propia Guzzanti interpretando satíricamente a Berlusconi, armada de una perfecta careta de «Il Cavagliere», el político de las prostitutas jóvenes y las joyas caras.

En una entrevista publicada en la página web Articolo 21, Guzzanti ha manifestado que «Draquila» es «una reflexión acerca del giro de Italia hacia el autoritarismo». Y añadió que ha querido reflejar las causas y las consecuencias del larguísimo proceso de reconstrucción de la localidad. De los 120.000 afectados por aquel brutal terremoto, todavía 52.000 no han podido regresar, dos años despues, al lugar. Muchos de ellos viven en hoteles de la Costa Adriática o en barracones construídos precariamente con dinero estatal.

Los residentes en las nuevas casas, comentan en el film, que han costado tres veces lo presupuestado, y que que carecen de servicios imprescindibles como transporte, servicios públicos e incluso tiendas de materias primas. Además, muchos de los logros han quedado oscurecidos por la sombra de los jefes de los servicios de protección civil, implicados en una trama de concesiones de las obras de reconstrucción.

El director Daniele Lucchetti, el único italiano a competición con «La Nostra Vita», ha criticado duramente la intención de Bondi de boicotear el Festival. «No sé realmente lo que pensar de un ministro que se averguenza de la libertad de expresión y artística en su país. En su lugar, yo estaría orgulloso de la demostración de semejantes libertades en Italia», ha concluído. Luigi de Magistris, un miembro del Parlamento Europeo de la oposición liberal de izquierdas italiana, también ha condenado la decisión del ministro de Cultura.

Ha dicho: «No es el arte el que insulta a la verdad y al pueblo italiano, sino un ministro, que en vez de honrar los valores de los artistas patrios, juega el rol del criado fiel del primer ministro». En este momento, se ignora si el director Marco Bellocchio, que el pasado año presentó en Cannes «Vincere», acerca del joven muy cruel Benito Mussolini, impartirá la master class que el certamen ha anunciado hoy. La cita es probable que se produzca el día 19, a las 17:00 horas en el Teatro Buñuel.

La 63 edición del Festival Internacional de Cine de Cannes comienza el próximo miércoles, 12 de mayo