El director y los protagonistas Martín Bacigalupo y Timothy Gibbs presentan en la competición del Festival de Málaga una película ambientada en Nueva York

Para presentar «Callback» han acudido al Festival de Málaga, además de su director, los protagonistas de la cinta: el chileno Martín Bacigalupo –también coguionista de la película- y el norteamericano Timothy Gibbs. Callback es la historia de Larry, un ferviente cristiano evangélico que trabaja como mozo de mudanzas, pero sueña en convertirse en actor profesional de anuncios publicitarios y se presenta a continuos castings a la espera de una oportunidad.

«Me interesaba la historia de un personaje que intenta adaptarse a una sociedad a la que no pertenece y repite una serie de códigos para lograrlo, pero los que le rodean no se lo acaban de creer. Ese choque de realidades es lo que desencadena la trama de la película”, ha afirmado Carles Torras, quien ha destacado el «reto” que representó «llevar a Nueva York un equipo español y montar allí toda la producción de la película”.

El director ha profundizado en Larry, al que da vida Martín Bacigalupo, un personaje «con una personalidad disfuncional, obsesionado por conseguir su objetivo de mimetizarse, de ocultar esos orígenes que le avergüenzan, de convertirse en alguien que no es”. «En realidad, aunque comete actos deleznables, ese afán de ser otra persona tiene algo de soñador”, ha añadido. Para ello, se obsesiona con acudir a castings de anuncios porque «para una persona que simplifica tanto las cosas, salir en la televisión es sinónimo del triunfo que ansía”.

Martín Bacigalupo se ha aproximado al personaje de Larry desde dos perspectivas: «también soy inmigrante en la ciudad de Nueva York y trabajé como actor; en ese sentido, hay aspectos en común con el personaje que me facilitaron el proceso”. «El desafío –ha añadido- era interiorizar el comportamiento de una persona obsesiva e identificar la tecla que debía tocar para poder regresar a Larry en las diferentes fases del rodaje”.

Timothy Gibbs también ha hablado de las similitudes de Larry con su personaje, un predicador de una iglesia evangélica a la que acude el protagonista y que «comparten el dolor de no pertenecer a un lugar y esa necesidad de encajar. Mi personaje elige la iglesia como el lugar para expresar esa necesidad”.

Por último, Carles Torras ha defendido su apuesta por un tipo de cine «poco conformista”, una constante en su carrera. «Aunque lo veo y lo disfruto mucho, prefiero enfocar mis trabajos hacia historias que no hacen sentirse bien al espectador”.

«Callback», que ha sido agogida con un gran aplauso, tiene ya asegurada la distribución de cine independiente en Nueva York, pero aun no tiene distribución en España.