SU FILMOGRAFÍA PASÓ DEL TERROR AL CINE ERÓTICO CON LA LLEGADA DE LA TRANSICIÓN

Carlos Aured había nacido en Los Alcázares (Murcia) en 1937.
Su primera película como director, «El espanto surge de la tumba”, es de 1972,
una época en que el cine de terror hecho en España había adquirido cierta
popularidad gracias a películas de Paul Naschy, León Klimovsky y alguna de
Jorge Grau. Con la muerte de Franco y la desaparición de la censura
cinematográfica, empieza a realizar películas eróticas. En los últimos años
había sido el encargado de seleccionar las películas clasificadas «X” que emite
Canal + las noches de los viernes.

La primera vocación de Carlos Aured fue la de Ingeniero de
Caminos, en cuya escuela ingresó al acabar el bachillerato, pero pronto
abandona la carrera para dedicarse al cine, primero como meritorio de dirección
para ir ascendiendo en categorías dentro de la industria, como auxiliar y
ayudante de dirección.

Conoce a León Klimovsky, que por entonces había relanzado el
género de terror en España, y se convierte en su ayudante. Gracias a él y a Paul Naschy debuta
como director en 1972 con «El espanto surge de la tumba”. Entre sus películas
de terror destacan «”Los fríos senderos del crimen”, «La venganza de la momia”,
«El retorno de Walpurgis” (secuela de «La noche de Walpurgis” que había
dirigido Klimovsky en 1970), o «La noche de la furia”

En 1977, y aprovechando los aires de libertad que disfruta
la cinematografía española, firma «Susana quiere perder eso”, película que inicia
una segunda línea en su filmografía como director, el cine erótico, género del
que se convierte en uno de sus más destacados cultivadores españoles cuando
pocos meses después, y aún prohibido en cine X, se autoriza una nueva
categoría, el cine clasificado S, películas que advertían al principio 8y en
las taquillas de los cines) que podían herir la sensibilidad del espectador. Es
así como nacen «Apocalipsis sexual”, «El fontanero, su mujer y otras cosas de
meter” (título que hizo historia en el género), «El hombre del pito mágico”, o
«De niña a mujer”. En 1984, con «Atrapados en el miedo», buscó retornar al género terrorífico en el que había debutado.

Tras más de 20 años alejado de la realización cinematográfica,
en 2007 había regresado a la dirección con el filme de terror «La gaviota”,
financiada por Naschy Team, una productora creada por Paul Naschy con el objeto
de recuperar el estilo de las películas de serie B. En 2005 el Festival de Cine
de Algeciras le dedicó un homenaje.