Dirigida por David Yates, El actor sueco Alexander Skarsgard dará vida a un hombre mono ya muy adaptado a la civilización occidental

Con la incorporación de Waltz, a David Yates (director de las últimas entregas de la saga Harry Potter), que dirigirá esta nueva adaptación de la novela de Edgar Rice Borroughs, tan solo le queda cerrar un vértice del triángulo protagonista: el personaje de Jane. Un papel para el que ya sonó hace varios meses el nombre de Jessica Chastain, aunque ahora parece que las mejor situadas son Margot Robbie («El lobo de Wall Street») y Emma Stone (2The Amazing Spider-Man»).
La nueva adaptación que capitanea Yates nos presentará un Tarzán ya totalmente reintegrado en la sociedad británica que, por orden de la Reina Victoria, regresará a la selva, concretamente a el Congo para hacer frente a un despiadado señor de la guerra que controla una mina de diamantes. Este podría ser el papel reservado para Christoph Waltz. En su aventura de vuelta a la selva, Tarzán contará con la ayuda de un exmercenario estadounidense llamado George Washington Williams(un papel para el que se habló de Samuel L. Jackson). Es decir, una mezcla de 2La gran aventura de Tarzán» y «Tarzán en Nueva York», con un protagonista que se parecerá más a John Clayton III, su verdadero nombre, que al rey de los monos… al menos hasta que vuelva a poner un pie en la selva.
La última vez que vimos al hombre-mono en la gran pantalla fue en 1999, en la exitosa adaptación animada de Disney que dirigieron Kevin Lima y Chris Buck y con la que Phil Collins se llevó el Oscar a la mejor canción original. Aunque sin duda alguna el más emblemático es el nadador olímpico Johnny Weissmüller que encarnó al personaje en una docena de películas.