Vincent Cassel y Léa Seydoux dan vida a la pareja protagonista de la adaptación del cuento de Gabrielle-Suzanne de Villeneuve

Christphe Gans, director de «Crying Freeman» (1995), «El pacto de los lobos» (2001) y «Silent Hill» (2006) y Sandra Vo-Anh firman el guion adaptado a partir del mismo cuento de Gabrielle-Suzanne de Villeneuve que ya inspiró una película de Jean Cocteau en 1946 y un largometraje de Disney en 1991.
En 1720, un mercader arruinado se ve obligado a exiliarse al campo con sus seis hijos. La más joven de sus hijas, Bella, es alegre y graciosa. Tras un duro viaje, el mercader descubre los mágicos dominios de la Bestia, que lo condena a muerte por haber robado una rosa. Bella se siente responsable y decide sacrificarse para salvar a su padre. En el castillo de la Bestia le espera una vida extraña, que mezcla momentos de fiesta, júbilo y melancolía. Cada noche, Bella y Bestia se encuentran, se conocen poco a poco y se domeñan mutuamente. Bella trata de averiguar los misterios que guardan la Bestia y sus tierras. A través de sus sueños, goteará la verdad del pasado y una historia trágica: ese ser solitario y feroz fue un día un príncipe majestuoso. Bella luchará contra el peligro para tratar de liberar a la Bestia de su maldición.
Eduardo Noriega se ha incorporado a este rodaje tras finalizar el de «Presentimientos», en el que ha trabajado a las órdenes de Santiago Tabernero y en el que ha debutado como coguionista junto al director adaptando la novela de Clara Sánchez en que se basa del filme.