Una comedia romántica llena de música y bailes, que protagonizan Carolina Ramírez, Julián Villagrán e Ingrid Rubio

«Es la historia de una bailarina y coreógrafa cuyo mayor sueño es entrar a formar parte de la compañía caleña Delirio. Es una comedia romántica que destaca la chispa de los vallecaucanos. Una apología a su grandeza, tenacidad y espíritu de superación», afirma Chus Gutiérrez.
La trama argumental sigue a Javier, un médico español tímido y reservado, que asiste en la ciudad colombiana de Cali a un congreso de medicina. este médico compartirá por azar una noche mágica con Angie, bailarina y coreógrafa, cuyas ilusiones están puestas en la audición para formar parte del espectáculo de salsa más famoso del mundo: «Delirio».
A su regreso a Madrid, Javier no se encuentra a gusto ni en el trabajo, ni con su pareja, y animado por su mejor amiga, quien trabaja como médico en Cali, decide instalarse allí una temporada y volver a tener contacto con pacientes y ejercer una medicina de atención primaria, muy opuesta a los fríos estudios y estadísticas a los que se ha dedicado en los últimos años. La pareja protagonista se volverá a encontrar y vivirán un romance imposible lleno de tropiezos, enmarcado por el fascinante mundo de la salsa y acompañados por una galería de personajes tan auténticos como divertidos.
La realización de la cinta envolverá alrededor de 3000 personas; 450 entre bailarines, coreógrafos, diseñadores de vestuario, alumnos y profesores del circo, músicos, escenógrafos, luminotécnicos, entre otros.
Chus Gutiérrez tiene pendientes el estreno de dos documentales que rodó casi de forma simultánea, en los primeros meses de este 2013: «Sacromonte, las sabías de la tribu», en dobde buscó retratar la cuna del flamento en el famoso barrio de Granada, y «Droga oral», en la que siguiendo el esquema de «Sexo oral” (1994), su segundo largometraje, un grupo de personas de todas las edades, pasan por delante de una cámara para hablar de sus experiencias con todo tipo de drogas, las permitidas legalmente y admitidas por la sociedad y las que no.