Dirigido por Christophe Ruggia, es un thriller en torno a una deslocalización empresarial

Tras «Le Gone de Chaâba» y «Les Diables», Christophe Ruggia realiza un film policíaco escrito por el propio realizador: La historia de tres amigos de infancia: Franck y Hélène, casados y con dos hijos, y Max, solitario forzado. Franck trabaja como soldador y como los miles de obreros de su fábrica teme una reestructuración anunciada. Max se burla de todo desde que fue despedido dos años antes y que perdió todo: su mujer, sus hijos, su casa y sus amigos excepto Franck y Hélène. Un viernes, en la fábrica, Franck sorprende una conversación que lo hunde: Todas las máquinas de producciones van a ser desmontadas a escondidas y deslocalizadas por camiones durante el fin de semana: dos millones de euros en efectivo transitan discretamente en el asunto. Franck rumia su cólera y su rabia. Se siente dividido entre robar el dinero o avisar a sus colegas de lo que se está tramando. Decide hablar con Max…
El filme está producido por Bertrand Faivre. Tras dos semanas en Marsella, el rodaje de «Dans la tourmente» continuará en Paris.