Una farsa con un constante juego de idas y venidas de personajes bien construidos, de enredos disparatados y alocadas situaciones

Se trata de una genial farsa con un constante juego de idas y venidas de personajes bien construidos, de enredos disparatados y alocadas situaciones. Carlos, un aburrido empleado de banca, casualmente se equivoca de maletín en la oficina y ese día se encuentra con diez millones de euros provenientes de la mafia rusa. Es entonces cuando intenta huir del país llevándose consigo todo el dinero pero tropieza con su mujer, vecinos, policías y un taxista que le harán enredarse en situaciones cada vez más sorprendentes y divertidas. El elemento sorpresa ayudará a que los planes se tuerzan y haya que recomponerlos sobre la marcha de una manera tan natural que hasta parece improvisado.

Con mucho y buen humor la obra plantea temas universales como el compromiso ante el deber, el valor de la amistad, la idea de la justicia o la lucha entre lo correcto y lo incorrecto. ¿Delatarías a tu marido o mujer? ¿Lo salvarías? u ¿Os harías cómplices? Ese conflicto pondrá a prueba a los personajes de esta comedia desde el principio de la función hasta su instante final, provocando no solo la constante risa entre el público sino también invitándolo a reflexionar.