La película, protagonizada por Octavi Pujades, Chus Pereiro, Joan Carles Suau y Carla Lladó, está en postproducción

Se trata de una película centrada de nuevo en el mundo de las relaciones sentimentales. Dos parejas en dos coches, se preparan para una noche romántica, pero a medida que avanza la noche, la relación entre ellos se va complicando, y las dos parejas no son lo que parecen. La noche que llevaban tiempo soñando, se convierte en una pesadilla.

El filme se ha rodado sin ninguna ayuda pública, en tan solo siete días, y en localizaciones de Vilanova i la Geltrú y Gavà. Colisión bebe de fuentes tan dispares como «Dos en la carretera», «Locke» y «Carretera perdida».

«Cuando tienes muy poco presupuesto para hacer una película, tienes que poder contar con dos cosas indispensables: La primera y más importante, un equipo de gente profesional que esté a tu lado y te respalde, algo que tanto en «Cuinant» como en «Colisión», he tenido la suerte de poder contar y, la segunda, es un guión que pueda llevarse a cabo con el presupuesto que tienes», dice Fàbregas.

La película parte del mismo origen que «Cocinando». El cineasta explica que «la cocina es un sitio en el que, mientras se cocina, pocas cosas puedes hacer más, a parte de hablar, y hablar más de la cuenta. En un coche pasa lo mismo. Estás obligado a compartir un espacio pequeño con alguien durante un tiempo, que puede ser más largo de lo esperado».

«Me preguntan como he podido rodar dos películas en tres años. Las ayudas, si llegan, pueden tardar unos tres años. Es un drama. Aquellos que empezamos, ya no tenemos ninguna ayuda adicional. He tenido la suerte de que todo el equipo técnico y artístico, así como la productora Claqueta y acción, han creído en Colisión, si no, la película no se hubiera podido hacer», concluye Marc Fàbregas.