Josele Román debuta como autora y directora teatral con «La Vidente» en el teatro Arlequín de Madrid

«La Vidente» recuerda en su forma y esructura a una revista musical, en el argumento y en la estructura del espectáculo, en el que incluso hay varios números musicales. El guión está lleno de chascarrillos, contiene momentos de lo que antiguamente se conocía como «picante”, golpes de humor. Por ejemplo, cuando un juez decide hacerse homsexual y le arrebata el novio a otro de los personajes, uno de ellos exclama: «Cómo está la justicia!”.

Ese es el tono general de la función, en la que destaca la joven actriz gallega Raquel Vazme, que exhibe buenos registros y un físico acorde con las exigencias de sus personajes, como le exige el guión, cuando pasa de modosita secretaria, trabajadora modélica y acomplejadilla, a desatado zorrón con corto vestido color rosa a la caza de su jefe transmutada en una gata sobre el tejado de zinc caliente con guión de Josele Román. «No me vas a poder quitar las bragas porque llevo tanga”, le dice la chica a su jefe desatado, tumbada sobre la mesa de la oficina.

Los demás intérpretes de «La Vidente», obra estrenada el domingo 23 de noviembre en el teatro Arlequín de Madrid, cumplen con el guión. Coque Cuadrado pone experiencia, gracia y contenida lujuria a sus personajes. Y Josele Román, ya está dicho, aporta sus tablas a esa vidente que obsesiona a sus clientes hasta el punto de que traten de modificar el devenir de sus vidas para que se cumpla todo lo que les ha dicho la bruja, aunque para ello deban pasar por el asesinato.

Todos terminan cantando y bailando, como en las revistas musicales, insisto. El público de la noche del estreno, con el teatro lleno a rebosar, acogió con una larga ovación la obra, sobretodo dirigida a su autora, directora e intérprete, la veterana Josele Román, inasequible al desalinto de los difíciles momentos por los que atraviesa su profesión.