«Reina Juana», un monólogo escénico en el que la soberana repasa una vida marcada por el infortunio, la reclusión y la distancia de sus seres más queridos

«Reina Juana» está escrita por Ernesto Caballero y dirigida por Gerardo Vera. El monólogo pretende ir un paso más allá para ofrecer una nueva visión de Juana de Castilla, interpretada de forma sublime por Concha Velasco.

«Reina Juana» se desarrolla en la madrugada del 11 al 12 de abril de 1555. La protagonista, a punto de morir a los 76 años de edad, recibe la visita de su confesor. En estos últimos momentos, repasa una vida marcada por el infortunio, la reclusión en el castillo de Tordesillas (donde pasó cuarenta años) y la distancia de sus seres más queridos.

Única actriz sobre el escenario, Concha Velasco se convierte en Juana de Castilla ―más conocida como Juana la Loca―, uno de los personajes más conmovedores de nuestra historia, para contarnos sus vivencias y, por supuesto, rendir cuentas a las personas que estuvieron en su vida, antes de morir sola y alejada de lo que más quería: sus hijos.

Juana de Castilla fue ignorada por su marido, Felipe el Hermoso, encerrada por su padre, Fernando el Católico, y ninguneada por su hijo, Carlos I. Incluso su nieto, Felipe II, llegó a ver indicios de herejía en las palabras de su abuela. El sufrimiento, unido a una patología heredada de su abuela materna, Isabel de Portugal, le hizo ganarse el sobrenombre de «La Loca».

A pesar de esta realidad, Juana fue una mujer adelantada a su tiempo y caracterizada por una gran cultura. En este monólogo, Concha Velasco se mete en la piel de niña, joven, mujer, madre, reina y enamorada. El resultado es un espectáculo poliédrico que pretende ir más allá de la visión tradicional de Juana la Loca.

Tras su estreno absoluto en el Teatro Lope de Vega de Sevilla el pasado abril, el espectáculo está ya en la Sala Juan de la Cruz del Teatro de La Abadía, donde permanecerá hasta el 12 de junio. El encuentro con el público tendrá lugar este 5 de mayo al finalizar la función, con entrada libre hasta completar aforo.