Un repaso a las mejores y peores canciones en musicales

Todavía se recuerda el tremendo cabreo de Eddie Murphy al no recibir un Oscar, abandonando sonoramente la sala. Hablé con él en Deauville y le tuve que traducir al inglés «Macarena». La pelirroja Amy Adams, excelente en «Embrujada». Idem Evan Rachel Wood por «The universe» y el pequeño gran Joseph-Gordon Levitt en «500 días sin Summer», realmente memorable.
Jeff Bridges como el cantante alcoholizado en «Corazón rebelde» («Broken Heart») y redimido por el amor. Y el enorme Jason Segel por «Los Muppets», protagonista y productor. Un genial gigante ahora enamorado de la viuda de Heath Ledger, Michelle. Igual que la pequeña bella Anna Kendrick por «Pitch Perfect».
En el lado contrario, esa inexplicable estrella que es Gerald Butler por «El fanstama de la ópera», inane, la divina Uma Thurman por «Los productores», John Travolta por la aburridísima «Hairspray», el estupendo Pierce Bosnan por «Mamma mia!». Y finalmente, loada sea esta analista, Tom Cruise, todo patéticas posturitas por «Rock of Ages». Axl Rose lo hubiera hecho mejor.