La obra de Pere Riera, un punto de encuentro entre dignidad y ética que permanecerá en escena hasta el 27 de octubre

«Desclasificados» presenta a una periodista reconocida que se enfrenta a uno de los retos más difíciles e importantes de su carrera: entrevistar al presidente del gobierno, que parece tener algo que ocultar. Ella será la encargada de hacer las preguntas y de esquivar a un maquiavélico jefe de prensa que hará lo imposible porque no descubra lo que nunca debería salir a la luz.
La obra, escrita y dirigida por Pere Riera, alcanzó muy buena aceptación tras su estreno en catalán («Desclassificats»). El texto no pretende ser una obra política, ni tampoco de periodistas, sino una reflexión escénica sobre la dignidad del individuo y la ética profesional. Los valores y principios personales se ven cuestionados y ponen sobre la mesa la facilidad con la que pueden abandonarse las convicciones más profundas y traicionar las creencias más arraigadas. El resultado es un retrato de la fragilidad del ser humano.
Sobre las tablas, Alicia Borrachero es la encargada de meterse en la piel de la periodista, papel que no le resulta desconocido después de su paso por la popular serie de televisión. Estará acompañada por otros dos rostros conocidos para el gran público, Jordi Rebellón y Joaquín Climent. El espectáculo, producido por Pentación, cuenta con la iluminación de Txema Orriols y la escenografía de Sebastià Brosa.