Fernando Gil y Miren Ibarguren protagonizan el texto de Richard Bean con dirección de Paco Mir

Un pobre chico de suburbio se convierte al mismo tiempo en el criado de dos amos: un gángster y un supercriminal. Los enredos evolucionan entre la commedia dell’arte, el vodevil, la sátira y la improvisación. La función está interpretada por Fernando Gil, Miren Ibarguren y Mar Abascal al frente del reparto.

«Dos peor que uno» es una versión de una versión de un original del siglo XVIII que, teniendo en cuenta cómo funcionaban las sociedades de autores en aquellos tiempos, probablemente también era una traducción de otra transcripción de cualquier otra adaptación. El original –»Arlequín, servidor de dos patrones»– se desarrollaba en Venecia; la versión del siglo XX transcurre en el Brighton de los sesenta, y esta que se estrena en los Teatros del Canal ahora se localiza en algún rincón indefinido del Mediterráneo de la misma década. El lugar es lo de menos porque lo que mueve una historia, que los más frenéticos calificarían de frenética, son los celos, la pasión, la venganza, el engaño, la esperanza, la corrupción, los equívocos, el derecho romano, el hambre, el honor, la liberación de la mujer, la rivalidad, el deseo, la codicia, y, por encima de todo, el amor; un amor que no conoce barreras.

Todo es posible en un espectáculo que los más viajados calificarían de sorprendente: desde verte bailando en el pasillo del teatro al ritmo de un grupo pop, hasta que, sin saber cómo, aceptes subir al escenario para formar parte de la trama.