LA OBRA DE FABRICE MELQUIOT ESTARÁ EN ESCENA ENTRE EL 29 DE OCTUBRE Y EL 1 DE NOVIEMBRE

La obra la dirige Marta Gil Polo y la protagoniza Elena Fortuny. Eileen Shakespeare no es un personaje. Es la hipótesis de qué hubiera ocurrido con Shakespeare si hubiera nacido mujer. Es una voz colectiva, que ha quedado enclaustrada por los siglos de los siglos entre el XVI y el XXI –que se superponen poéticamente en la obra-, un alma atrapada en una dolorosa no existencia, la de la escritura que no ha llegado a ser.
Eileen abandona Stradfort con un hijo y un marido para viajar a Londres y dedicarse exclusivamente al teatro, como autora y como actriz, tal y cómo hizo su hermano. Pero la escena de Londres sólo admite hombres y prostitutas. En este Londres apestado tanto intelectual como moralmente, Eileen tiene visiones de futuro, sueña con el siglo XXI, escribe su propio destino y está dispuesta a desviar el curso del río de la historia de los seres, hombres y mujeres. Como Juana de Arco, quema su vida decidida hasta la muerte, con una fe sólida e irreversible que culminará en la pira encendida.
Eileen Shakespeare nos hace pensar en Virginia Woolf, en su personaje Orlando que vive más de trescientos años para explicar la historia de Inglaterra, en Juana de Arco, en Don Quijote, en árabes e indios de hoy en día de las grandes ciudades europeas, en los locos y en los mendigos, porque en cualquiera de ellos podría hallarse el alma de una gran escritora.