Casado y convertido al cristianismo, en los últimos años trabajaba como agente inmobiliario en Utah

Harry Reems, cuyo nombre de pila era Herbert Streicher, se especializó en el cine porno. «Garganta profunda» (1972) marcó un hito en su carrera, pero también generó un enorme revuelo: en 1974 fue detenido por el FBI, que lo acusó de conspirar para distribuir obscenidades.
Tras años de problemas con las drogas, a finales de los 80 comenzó su recuperación. Posteriormente se casó y se convirtió al cristianismo. En los últimos años vivía en Utah y trabajaba como agente inmobiliario.