LOS TAMBIÉN NOVELES BINGEN ELORTZA Y AITOR COTERÓN DAN VIDA A LOS DOS HERMANOS PROTAGONISTAS

El resto del film se rodará a partir de mayo en el norte de Navarra, en la zona del Bidasoa (Lesaka y alrededores) y en Artikutza, dos zonas dotadas con la arquitectura que se repite una y otra vez en las principales obras de Atxaga y que también reflejan el «universo” de Baroja: casas de piedra de color blanco gastadas por el tiempo. Bernardo Atxaga recibió el Premio de la Crítica para narrativa en euskera en 1985 por esta novela.
«Bi anai» se rueda en euskera y está producida por Orio Produkzioak. La acción se inicia cuando un padre se despide de Paulo, su hijo menor, y le encarga el cuidado de Daniel, su hermano deficiente. Se inicia entonces una historia en la que se muestra hasta dónde puede llegar la crueldad con las personas deficientes, la relevancia de los celos o el odio en las relaciones personas y sociales. La acción, ambientada en la década de los 50 del pasado siglo, gira en torno a la creciente obsesión sexual de Daniel por las chicas y los conflictos familiares que surgen ante la actitud envidiosa e intolerante de los vecinos del pueblo hacia los hermanos.
El reparto principal, que ha sido el resultado de más de tres meses de casting, está formado por dos caras nuevas en el panorama cinematográfico: Bingen Elortza, que encarnará a Paulo y Aitor Coterón, que dará vida a Daniel. Loreto Mauleón y Ohian Lopetegi completan el elenco de actores que estarán respaldados por actores curtidos como Kandido Uranga, entre otros.
Imanol Royo nació en Pamplona en 1984 pero vivió buena parte de su infancia y adolescencia en Vitoria-Gazteiz. Fue vecino de Bernardo Atxaga durante todos aquellos años y los dos han mantenido viva una relación que les unirá de nuevo en esta aventura cinematográfica. El realizador pamplonés, que actualmente reside en Arbizu, estudió cine en las escuelas de Andoáin y Sarobe. Ha dirigido ya cuatro cortometrajes, entre los que destacan «La mosquita muerta”, «Feliz año nuevo, Oswaldo” y Leihotik”. Entre las motivaciones que han animado a Imanol a realizar un largometraje basado en «Bi anai” estaba tanto la calidad literaria de la novela como la viabilidad de su producción.