La comedia «Yo serví al rey de Inglaterra», su última película, se proyectará en esta cita

Sevilla Festival de Cine 100% Europeo, que se celebrará del 2 al 10 de noviembre de 2007 y que se ha convertido en una referencia imprescindible en el continente, tanto por la cuantía de sus premios como por el apoyo del que disfruta de las instituciones europeas, está dedicado íntegramente al cine europeo. Este año, como ya informó la organización en un comunicado anterior, homenajea a la cinematografía checa con restrospectivas y la visita de importantes figuras del mundo del cine. A ella dedicará su edición, mediante el desarrollo de distintas secciones, retrospectivas y homenajes. Pero, en concreto, durante la celebración del certamen está prevista la presencia del cineasta, director teatral, actor y guionista Jirí Menzel, así como la de otros importantes y destacados profesionales, invitados y miembros de la prensa cinematográfica y los principales responsables de la política cinematográfica de la República Checa.

El afamado director, ganador de un Óscar de la Academia y de un Globo de Oro por su película «Trenes rigurosamente vigilados» («Closely watched trains»), en 1966, acudirá a Sevilla Festival de Cine con su largometraje «Yo serví al rey de Inglaterra» (2006), basado en la novela del escritor Bohumil Hrabal, y que cuenta en su reparto con Ivan Barnev, Oldrich Kaiser, Julia Jentsch o Martin Huba, entre otros actores. Hasta ahora, la película ha recibido un Premio FIPRESCI en la Berlinale de 2007 y el León Checo a la mejor película y al mejor director en 2006.

Jirí Menzel ofrecerá, además, una clase magistral dentro de las actividades paralelas ofrecidas por el certamen. Nacido en Praga en 1928, se graduó en dirección en la Escuela de cine de praga FAMU, en un momento que propició el nacimiento de toda una generación de cineastas que llegaría a ser llamada la ‘nueva ola de cine checo’. Como actor, sus trabajos más celebrados fueron creaciones en colaboración con varios directores checos, además de con Costa Gavras y algunos directores húngaros de los setenta. Sus actuaciones son únicas por la omnipresente dualidad de lo trágico y lo cómico, la gravedad y la farsa, y también por su especial mirada poética del mundo. Es miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Los Ángeles. En 1996 recibió la Órden del Estado de manos del presidente Vaclav Havel. El mismo año, recibió el León Checo por su contribución artística a la cinematografía de su país de la Academia Checa de Cine y TV. En 2003 recibió el Premio a la Trayectoria Cinematográfica en el Festival de Cine Internacional Karlovy Vary, galardón que también recibió en Calcuta en 2003 y en Estambul en 2004, año en que fue igualmente honrado por el gobierno de la República de Hungría con la condecoración de la Órden de la Media Cruz con Estrella, y recibió la Órden de Comandante de las Artes y la Literatura en el Festival Insternacional de Cine de Beauvais (Francia).

Entre su filmografía más destacada se hallan títulos como sus primeras producciones «El señor Foerster ha muerto» (1963), «Las perlas del fondo del agua» (1965), o las más reconocidas «Trenes rigurosamente vigilados» (1966), «Alondras en el alambre» (1969, Oso de Oro en Berlín y Premio FIPRESCI), «Solitario en la linde del bosque» (1976, Premio CIC en San Sebastián, Hugo de Plata en Festival de Cine de Chicago), «Tijeretazos» (1980, Mención Especial en el Festival de Cine de Venecia y Premio de la Asociación de Críticos de Cine Checos), «Mi dulce pueblecito» (1986, nominada al Óscar a Mejor Película en Lengua Extranjera, Premio Especial del Jurado en Montreal), «El fin de los buenos viejos tiempos» (1990, Premio a Mejor Director y Mejor Película en Los Ángeles, Premio al Mejor Director en el Festival Internacional de Cine de Montreal, en Las Vegas y en Melbourne, Águila de Oro del Festival Internacional de Cine de Rueil Malmaison), «La ópera de los cuatro cuartos» (1991) o el documental «Los diez próximos minutos II» (2001) sobre Rudolf Hrusinsky.

Asimismo, el director del certamen sevillano, Manuel Grosso, quien ha formado parte del jurado del recientemente finalizado Festival de Cine Internacional Karlovy Vary, destaca el éxito de la presentación de Sevilla Festival de Cine en Praga, así como el apoyo multitudinario y la efusiva acogida, por parte de la prensa y de las instituciones checas, entre las que se incluyen el Ministerio de Cultura, el Czech Film Center y el Centro Checo de Madrid.

El encuentro cinematográfico hispalense cuenta con varias secciones oficiales a concurso compuestas por producciones europeas (largometrajes, cortometrajes y documentales), que optarán a diversos premios (240.000 euros) que se dedican íntegramente a las empresas distribuidoras de las películas para facilitar su estreno en España. El principal objetivo de Sevilla Festival de Cine es la difusión y la promoción del cine europeo y de sus creadores, haciendo especial hincapié en las cinematografías europeas emergentes.

Sevilla Festival de Cine 100% Europeo está organizado por el Ayuntamiento de Sevilla a través del ICAS (Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla), dependiente de la Delegación de Cultura, y superó los 80.000 espectadores durante su edición de 2006, incluyendo a los participantes del Seminario de Fassbinder en colaboración con la Universidad de Sevilla, y los visitantes de la exposición ‘Fotogrammi di Set’.