El cineasta, que ganó un Oscar por su trabajo en «Encuentros en la tercera fase» trabajó con Steven Spielberg, Robert altman o Woody Allen

La carrera de Zsigmondy comenzó con su trabajo como estudiante de cine en Hungría, con su amigo László Kovács. Uno de sus primeros trabajos fue como cronista de los eventos de la revolución de 1956, cuando el pueblo húngaro se alzó contra el gobierno comunista. Poco después huyó de Hungría y llegó como refugiado político a Estados Unidos en la década de los 60. Allí comenzó a trabajar en películas de terror de bajo presupuesto, mientras intentaba abrirse paso hacia la gran industria cinematográfica.

En 2003, una encuesta realizada por el Gremio Internacional de Cinematógrafos colocó Zsigmond entre los diez cineastas más influyentes en la historia.

Ganó prominencia durante la década de los 70, tras haber sido contratado por Robert Altman como director de fotografía para «McCabe & Mrs. Miller» («Los vividores»). También se destacó en «The long goodbye» («El largo adiós»), «Deliverance», «The sugarland express» («Loca evasión») y «Close encounters of the third kind» («Encuentros en la tercera fase»), película de Steven Spielberg que le valió un premio de la Academia a la Mejor Fotografía.

Zsigmond trabajó con Brian De Palma en «Obsesión», «Blow Out», «La hoguera de las vanidades», y «La Dalia Negra»; con Michael Cimino en «El cazador» y «La puerta del cielo»; con Richard Donner en «Maverick» y «Asesinos»; con Kevin Smith en «Jersey girl», con George Miller en «Las brujas de Eastwick» y con Woody Allen en «Melinda y Melinda», «El sueño de Cassandra» y «Conocerás al hombre de tus sueños».