El cineasta se propone finalizar «Dark Blood», un drama que rodaba el actor cuando murió por una sobredosis

Según el periodista cinematográfico holandés Ab Zagt, que publica esta exclusiva hoy en el diario Algemeen Dagblad, se hizo ilegalmente con lo rodado (por temor a que los productores lo destruyesen) y lo mantuvo oculto durante años. Sluizer ha realizado un nuevo montaje y cree que con un par de ajustes -usando una voz en off- pueda finalizar un montaje final de este film de culto para ser estrenado en 2012. Sluizer es sobre todo conocido por la terrorífica «Spoorloos», que fue copiada en Estados Unidos como «The Vanishing» («Secuestrada») con un temible Jeff Bridges y Sandra Bullock como su víctima: una joven secuestrada y enterrada viva. El realizador nerlandés ha invitado a Joaquin Phoenix a realizar la narración en off como si la hiciera Boy, el personaje del malogrado River.

«La voces de estos hermanos son muy parecidas», dice el realizador que ha permanecido en contacto con la familia Phoenix. En «Dark Blood» River era una especie de eremita que vivía en una parte de un desierto dedicada a pruebas nucleares para esperar allí al fin del mundo, muchos años antes de que Lars von Trier lo consiguiera en «Melancholia». Cuando una pareja jet-set de Hollywood llega hasta el refugio (Judy Davis y Jonathan Pryce), Boy comienza una relación compleja y turbulenta con la mujer.

La productora holandesa Eyeworks se ha apuntado a ayudar a Sluizer en esta aventura (sir Ridley Scott hizo algo similar con Oliver Reed en «Gladiator» cuando murió reventado por el alcohol durante el rodaje) y a enfrentarse con los problemas legales que surjan. Que surgirán. Desde Eyework piensan ya, como primera medida, en cambiar el título de la cinta. Antes de su repentina muerte, con tan sólo 23 trágicos años, River Phoenix era uno de los jóvenes talentos de Hollyood con mayor futuro y de los más buscados. Estuvo en varias de culto como «Stand By Me» («Cuenta conmigo»), «La costa de los mosquitos» junto a Harrison Ford y Helen Mirren y «Running on Empty» («Un lugar en ninguna parte»), de Sidney Lumet, que le valió una nominación al Globo de Oro. A los 18 años de su muerte, River vuelve para reinar sobre los vivos.