La separación del actor de quién fue su esposa durante 31 años es el más caro de la historia de Hollywood

Al no existir un acuerdo prematrimonial, el divorcio supone la división a partes iguales del patrimonio acumulado por el actor, según indica la ley de California. La fortuna del artista, director y productor ronda los 1.000 millones de dólares, en concepto de ingresos por su trabajo y de las propiedades que posee. Por ello, su divorcio de Robyn está considerado el más caro en la historia de Hollywood, según la revista People.
La pareja se distanció tras el arresto de Mel en 2006 por conducir ebrio y Robyn alegó «diferencias irreconciliables» como motivo desencadenante de su decisión de separarse. Gibson tuvo una relación tras separarse de Robyn con la rusa Oksana Grigorieva, madre de Lucía, su octavo hijo. Grigorieva, autentica «buscadora de oro» de multimillonarios, denunció una supuesta agresión de Gibson en enero de 2010. El actor admitió haberla abofeteado para evitar que le hiciera daño a su hija mientras discutían. Después de meses de litigio en los tribunales, en agosto pasado ambos llegaron a un acuerdo para tener la custodia compartida de la niña y por el que Grigorieva recibirá 750.000 dólares durante los próximos cinco años.
El año pasado, en medio de los enfrentamientos entre Gibson y Grigorieva, Robyn, ya separada de Mel pero aún en trámites de divorcio, salió en defensa del actor y aseguró que durante su matrimonio con él nunca sufrió abusos físicos de ningún tipo.
Mel Gibson, tras descartar su proyecto sobre una leyenda vikinga, prepara una película sobre un héroe judío, Judah Maccabee, un guerrero israelita cuyas victorias sobre los ejércitos griegos y sirio se celebra durante la festividad de la Hanukkah, que contará con un guión de Joe Eszterhas.