El actor negocia incorporarse al nuevo proyecto de Paul Thomas Anderson

El llamado Leaf pero en realidad bautizado Joaquin parece que va a dar por finalizada la etapa de retirada y confinamiento, ha pedido públicamente disculpas a Letterman y parece estar persiguiendo un guión llamado «The Master» (aunque no es el título oficial), que pudiera dirigir Paul Thomas Anderson. Sería la posterior película del director tras «Pozos de ambición».

Y parece ser que este ave Fénix vuelve con ganas de guerra porque se trata de un drama religioso a partir de una fe nueva recién inventada, que se parece enormemente a la peligrosísimo Cienciología. Philip Seymour Hoffman (que es un actor fetiche de Anderson, véase «Magnolia» o «Boogie Nights») ya negocia también su participación. Hoffman sería un tal Lancaster Dodd, un intelectual carismático conocido como The Master (El Maestro), mientras que Joaquin Phoenix se haría cargo de Freddie Sutton, un buscavidas alcohólico, que se convierte en su mano derecha, aunque no deja de poner en duda las artes manipuladoras de su mentor.

No cabe duda de que ésta elección significaría un enorme cambio en la interesante carrera del emperador Comodo de «Gladiator» o del sacerdote puro de «Quills», y sería un camino hacia la redención despues de ser vilipendiado por la broma generada con Casey Affleck. Y es un proyecto con fuertes resonancias personales, desde que Joaquin creció en la pobreza extrema en países suramericanos donde sus padres, predicadores, pertenecían a una secta fanática conocida como «Los niños de Dios». Phoenix lucha duro por este papel porque parece ser que los productores estaban interesados en el cada vez más en alza Jeremy Renner («The Hurt Locker», «The Town»).

Pero, claro, Renner está en «Mission: Impossible -Ghost Protocol» junto al megapoderoso cienciólogo Tom Cruise (categoría Xenu) y no podría haber participado en un film que cuestiona los peligrosos manejos de la secta de L.R. Hubbard. Y es que es muy posible que la hora del Fénix haya por fin llegado.