LA MUESTRA SERÁ LA MÁS COMPLETA REALIZADA HASTA EL MOMENTO AL DIRECTOR

«Buñuel
perteneció a la vanguardia artística del siglo XX y desarrolló un nuevo
lenguaje en el cine que influyó a las actuales generaciones de cineastas, por
eso tributamos con nuestra retrospectiva un homenaje a la obra de este
importante director», ha dicho Dieter Kosslick, director del festival. «Clasificar
a Buñuel es imposible. Su grandeza radica en su peculiar forma de ver las
cosas», asegura Rainer Rother, director de la sección retrospectiva de la
Berlinale.

Tras
comenzar su carrera en Francia, Buñuel, nacido en Calanda (Teruel) en 1900,
vivió después en su país natal, en Estados Unidos y a partir de la década de
los cuarenta en México, donde encontró una nueva patria al igual que muchos
otros intelectuales y artistas españoles, y donde falleció en 1983. «Los
olvidados», un filme sobre los niños de la calle mexicanos, marcará el
regreso de Buñuel en Cannes en 1951, donde recibió el premio a la mejor
dirección.

Todo
comenzó con «Un perro andaluz» (1928), sobre un guión de Salvador
Dalí y del propio Buñuel, financiado con dinero de la madre de éste. El
cortometraje no tardaría en convertirse en el manifiesto cinematográfico del
grupo surrealista, al que pasaría a pertenecer Buñuel gracias a Ramón Gómez de
la Serna, Juan Larrea y el propio Dalí. «Inventó el surrealismo fílmico,
causó escándalo con obras de crítica social y alcanzó la fama con sus
sarcásticos retratos de la burguesía europea», comentó Rother.

CONFRONTACIÓN CON LA CENSURA

Tras «Un perro andaluz» Buñuel debutó en el largometraje con «La edad de oro» (1930), que desató una autentica batalla campal en su estreno en París, en la que Buñuel y su película fueron calificados de anticlericales.
Incluso el Estado francés llegó a prohibir su exhibición.

A lo
largo de toda su carrera Buñuel confrontaría permanentemente la censura estatal
y eclesiástica. Tras «La edad de oro» sería su mediometraje «Las Hurdes, tierra sin pan», el que fue prohibido por el gobierno de la República Española. Tras la guerra civil el franquismo consideró durante años a Luis Buñuel como un autor prohibido y ninguna de sus películas podían verse en España. Cuando en 1961, regresa a nuestro país para rodar «Viridiana», en coproducción con México, ganando la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes de 1961, el «Observatore Romano» la tildada de blasfema e
inmediatamente es prohibida en la España de Franco que le retira la nacionalidad al filme y ordena la destrucción de todas sus copias. Las protestas y los filmes
rodearían a Buñuel con esa aureola de obra prohibida que le acompañaría hasta
el fin de la dictadura franquista. Las historias de los escándalos mostrarían
hasta qué grado son influidas las valoraciones religiosas, política o
culturales por las circunstancias de la época.

GRANDES
ACTORES

Buñuel
trabajó con grandes actrices: Catherine Deneuve («Bella de día»,
1966, y «Tristana», 1970), Jeanne Moreau («Diario de una
camarera», 1964), Silvia Pinal («Viridiana», «El Ángel
exterminador» y «Simón del desierto», 1965) y Simon Signoret
(«La muerte en este jardín», 1956).

Intensa
fue su labor también con actores como Paco Rabal, Fernando Rey y Michel
Piccoli, pero especialmente con Jean-Claude Carrière, coguionista de su última
etapa francesa, que se cierra con «El discreto encanto de la
burguesía» (1972), «El fantasma de la libertad» (1974) y
«Ese oscuro objeto del deseo» (1977).