LOS 243 MILLONES DE ESPECTADORES REGISTRADOS EN 2006 REFLEJAN EL AUGE DEL SECTOR

La fragmentación de la industria audiovisual es uno de los mayores obstáculos que frenan la consolidación del cine iberoamericano que, pese a todo, vive un momento de auge. Ésta es una de las principales conclusiones que arroja el informe «Iberoamérica 2007. Datos y tendencias del sector cinematográfico iberoamericano” elaborado por Media Research & Consultancy (MRC) y que, por primera vez, presenta el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva en una iniciativa que nace con vocación de continuidad.

De los datos analizados por los expertos de MRC se desprende, además, un significativo incremento de producciones iberoamericanas en general, a la par que un descenso en el número de espectadores, especialmente en países como Argentina, Brasil o España, con excepciones localizadas en países como Colombia, Chile o México, donde aumentan los espectadores de cine nacional.

La fragmentación de la que habla el estudio se pone de manifiesto en cifras como los 1.687 largometrajes estrenados en salas comerciales desde enero de 2001 a noviembre de 2007, o los 8.074 actores que intervinieron, 2.189 guionistas, 1.467 directores, 1.830 compañías de producción y 1.657 productores.

Pero no es el único problema que revela el estudio que hoy presenta el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. Además, y en general, los autores destacan que no se ofrece al público lo que «realmente” demanda, películas de calidad y, preferentemente, comedias, dramas y thrillers; que el público quiere cine y recibe relatos intimistas muy afines al cine de autor; y que se da prioridad a las salas de exhibición, a las que existe un acceso muy limitado, en lugar de a otros formatos cada vez más universales, como el digital.

PAÍSES EN LOS QUE SE CONCENTRA LA PRODUCCIÓN CINEMATOGRÁFICA

El estudio abarca siete países iberoamericanos, aquellos donde se concentra la mayor parte de la producción cinematográfica, como son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, España, México y Uruguay y en la mayoría de ellos la tendencia es al crecimiento de producciones y al descenso de espectadores, aunque destaca el caso de México, donde el público que acudió al cine en 2006 si situó el pasado año en once millones de personas, un 35,4% más que en 2005, mientras que las producciones alcanzaron la cifra de 298 títulos, la más alta de los últimos cinco años.

El caso de Colombia también es destacable, con un aumento de un millón de espectadores respecto a 2005 (en total tres millones en 2006), una marca histórica fruto de una evolución muy positiva que se inició con la aprobación de la Ley del Cine en 2003.

En el extremo opuesto, países como Argentina o Brasil perdieron un buen puñado de espectadores el pasado año, 3,3 millones en el caso brasileño y en el argentino 900.000 espectadores.

Por lo que respecta a España, el número de estrenos en 2006 (475) fue el mayor de los últimos cinco años y de ellos 126 tuvieron participación española, un número también superior al de 2005. Digno de mención es el aumento de espectadores totales en 2006 (120,4 millones), ya que rompe una tendencia a la baja iniciada en 2004, cuando se alcanzaron los 136 millones. No obstante, sí desciende el público de cine nacional, que pasa de 18,6 millones de espectadores a 18,3.

La producción propia es cada vez más importante en el mercado iberoamericano y de ella dan fe los largometrajes nacionales que lograron en 2006 colocarse entre los de mayor recaudación. Sucedió así en Argentina, donde «Bañeros III” se colocó en lo más alto de la tabla, en Brasil, donde «Se eu fosse voce’ recaudó más de diez millones de euros, en Colombia, con «Soñar no cuesta nada”, que logró 4,1 millones de euros, en Chile, país en el que «El rey de los huevones” recaudó un millón de euros, en México, con «Una película de huevos”, que logró 9,5 millones y, por supuesto, en España, donde «Alatriste” recaudó en taquilla casi 17 millones de euros.

EL CINE IBEROAMERICANO EN ESPAÑA Y EUROPA

2006 no fue un buen año para el cine iberoamericano en las pantallas españolas, pese a todos los esfuerzos y al importante respaldo de festivales como el de Huelva. De los 475 títulos estrenados el pasado año en España, sólo ocho fueron producciones cien por cien iberoamericanas, dos menos que el año anterior. La presencia del cine iberoamericano fue prácticamente testimonial y Argentina fue el país que tuvo más presencia en las salas españolas.

Algo similar ocurre en Europa: Argentina es (excluida España) el país que más ha logrado penetrar en el mercado cinematográfico europeo con 37 estrenos en los países analizados (Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido) y por detrás se sitúan México, con 20 estrenos; Brasil, con once; Chile, con seis estrenos; Colombia, con cuatro, y Uruguay, con uno. España es un caso singular, al ser el único país analizado que está en Europa, y fue el pasado año el país iberoamericano con más presencia en el mercado europeo, en el que se estrenaron 60 títulos españoles.

El informe «Iberoamérica 2007. Datos y tendencias del sector cinematográfico iberoamericano” ha sido elaborado por Media Research & Consultancy bajo la dirección de Fernando Labrada y con el patrocinio de la Andalucía Film Commission y el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. Pretende ser una cita anual que permitirá aproximarse de forma fiable a la realidad de la cinematografía iberoamericana.