Una mirada autocrítica, sarcástica y despiadada sobre la sociedad argentina que firman Mariano Cohn y Gastón Duprat

Generosamente aplaudida por el público especializado, que se divirtió con las agudas salidas y situaciones paradójicas en las que termina el protagonista, el escritor Daniel Mantovani, interpretado por Oscar Martínez, en el rol del primer premio Nobel de la Literatura argentina.

El filme, que este jueves se estrena en Argentina y a finales de octubre en España, ha sido muy bien recibido por el público y la prensa internacional, que ha disfrutado la proyección, festejando muchas de las ocurrencias y situaciones que se desarrollan a lo largo de una historia que viene a revelar y poner en foco muchos de los males nacionales: la idolatría, el chauvinismo, la moral pueblerina.

La película sigue a Daniel Mantovani (Oscar Martínez), un escritor argentino que vive en Barcelona desde hace más de tres décadas, consagrado mundialmente por haber obtenido el premio Nobel de Literatura. Sus novelas se caracterizan por retratar con maestría y despiadada crudeza la vida en Salas, el pequeño pueblo de Argentina en el que nació y al que no ha regresado desde que era un joven con aspiraciones de escritor. A partir de ganar el Nobel siempre ha estado esquivando las invitaciones mientras intentaba encontrar a las musas inspiradoras perdidas. Con sorpresa de su asistente Nuria (Nora Navas), entre la profusa correspondencia que recibe diariamente, le llega una carta de la municipalidad de Salas en la que lo invitan a recibir el máximo reconocimiento del pueblo: la distinción de Ciudadano ilustre. Sorprendentemente, y a pesar de sus importantes obligaciones y compromisos, Daniel decide aceptar la propuesta y regresar a Salas, su pueblo natal, solo. Allí comenzara una especie de odisea surrealista a la vez que se reencuentra con algunos de sus viejos amigos de juventud.

Se trata de una comedia surrealista y algo amarga sobre la fama, el reconocimiento, el paso del tiempo, las deudas con el pasado, la hipocresía social, el conformismo… que firman Mariano Cohn y Gastón Duprat («El hombre de al lado”). También toca temas como la traición a la patria, la necesidad de legitimación, la ignorancia, la reprobación al exitoso, el ser argentino, el chauvinismo… temas que pueden parecer muy locales pero que la película los convierte en universales. A destacar la extraordinaria interpretación de Oscar Martínez.

Martínez, Cohn, Duprat, el guionista y director del Museo de Bellas Artes, Andrés Duprat; junto a las actrices Andrea Frigerio, Belén Chavanne y Nora Navas participaron de una conferencia ante una gran concurrencia: «Sí, hay muchas cosas en discusión, la idiosincrasia pueblerina versus el cosmopolitismo, el saber intelectual contra la supuesta ignorancia, este tipo de adoración del que gozan personajes extraños como un futbolista o un tenista. Pero sin bien está tratado desde un lenguaje y modos argentinos, no creo que sea un tema local, sino que sucede en todo el mundo, tanto en la Argentina, en Italia o en Ucrania», explicó en charla con la prensa Gastón Duprat.