Su 48ª edición tendrá lugar entre el 12 y el 20 de junio

Una de las novedades de la 48ª edición será un autocine; una propuesta que busca armonizar el respeto a la distancia social y el concepto de festividad cultural. Se programará un ciclo de largometrajes que de la posibilidad al público oscense de disfrutar del séptimo arte fuera de casa. Los títulos seleccionados para este ciclo, así como todos los detalles de esta nueva propuesta se darán a conocer a finales de mayo cuando se presente de forma oficial toda la programación de la edición. «Es una idea que llevaba años sobre la mesa, pero creemos que este es el momento idóneo para materializarla. Con esto, el festival no cesa en su empeño de hacer llegar la cultura a la ciudadanía”, afirma Rubén Moreno.

El Festival Internacional de Cine de Huesca presenta así su nuevo horizonte, habiendo adaptado todos los procesos viables hasta el momento al teletrabajo. Un equipo que desde el primer momento ha seguido desarrollando sus funciones y que ahora se marca nuevos retos, siempre muy atentos de la evolución de la pandemia. «Esta nueva realidad nos obliga a reinventarnos y supone una gran responsabilidad que asumimos con el mayor compromiso para poder ofrecer a la ciudad el mejor festival posible” concluye Moreno.

El formato online del concurso de cortometrajes mantendrá inalterado su palmarés, así como el montante económico total en premios (que supera los 24.000€) y las calificaciones para los Oscar y los Goya de sus tres premios Danzante; una muestra inequívoca del apoyo del festival a la cultura y en especial a los cineastas que desde hace 48 años depositan sus ilusiones y esperanzas en el certamen altoaragonés. Estas nuevas condiciones de visualización online han sido ya aceptadas por todos y cada uno de los cortometrajistas participantes.

Esta vía digital, que se potencia en esta edición, es una propuesta sobre la que la cita oscense venía trabajando desde 2015 bajo el nombre «Festival Huesca en casa”.