RUTGER HAUER ANUNCIA LOS 231 PARTICIPANTES, 20 ESPAÑOLES, EN EL CERTAMEN QUE ORGANIZA EN SEPTIEMBRE EN MILÁN

Hasta una veintena de proto-directores españoles se situán en una «pool position» que se puede contrastar en www.icfilms.org. El Festival, una verdadera revolución inspirada por el actor de «Delicias turcas», se produce a través de Internet, cuenta con un egregio jurado compuesto, básicamente, por amigos y aliados de Rutger Hauer. Por supuesto, el director Paul Verhoeven, el tex-mex Robert Rodríguez, la actriz bitánica Miranda Richardson, el director Lech Majewski, Christopher Nolan, el fotógrafo y director Anton Corbijn, la historiadora cinematográfica Teresa Cavina, el escritor Roberto Nepoti y, por supuesto, Hauer. El Festival tiene lugar en septiembre en la ciudad de Milán y es posible gracias a la participación del consulado de los Países Bajos, el ayuntamiento de la ciudad y la Lombardia Film Comission. En una última hora, se han agregado el estudios 20th Century Fox y la Agencia Espacial Europea (ESA) por medio de la cual, se transmitirá el festival via satélite. Y es que es conocida la debilidad de Hauer por los cachivaches de última tecnología. Las 231 piezas procedentes de 70 países será una celebración de la cultura y el cine. A lo largo de diez días, los filmes serán mostrados en tres grandes cines de Milán: el Gnomo Milano Cinema, la sala THECA y el Centro Cultural Francés. El cine Gnomo ofrece además una oferta tentadora: comprando el abono anual por 2,60 euros, la entrada al festival es gratuita. Una oferta que resulta difícil de rechazar. Fundado hace un año, el festival vive su climax el día final de la entrega de gelardones, un «show» absolutamente dominado por Hauer, una leyenda viviente del cine holandés. Con la generosidad que le caracteriza, suele ceder todo el protagonismo a los noveles y el dinero recaudado, va íntegramente a su ONG Starfish Association, que protege a mujeres embarazadas y menores enfermos de SIDA. Hauer confesó a cineyteatro.es: «La vida me ha dado mucho más de lo que merezco: Lo único que puedo hacer, es intentar devolver…»