LA ACTRIZ, QUE HABÍA COMENZADO A RODAR SU DEBUT COMO DIRECTORA EN BUDAPEST, HA SIDO VETADA POR UNA ASOCIACIÓN DE MUJERES VÍCTIMAS DE GUERRA

«En el filme, una víctima se enamora de su torturador», dijo Bakira Hasecic, presidenta de la asociación de Mujeres Víctimas de la Guerra, en declaraciones al diario local Oslobodjenje en las que solicitaba a las autoridades a que impidan el rodaje en Bosnia «debido al guión, que ofende a las víctimas femeninas de la guerra y distorsiona la verdad sobre lo que las mujeres sufrieron en los campos de detención».
Y aunque no está todavía claro si Hasecic y su asociación disponen de una copia exacta del guión de la película de Jolie, este miércoles, Gavrilo Grahovac, el ministro saliente de Cultura y Deportes de la federación musulmana-croata de Bosnia, canceló el permiso concedido a Jolie para la filmación.
«Ya que la solicitud no está en concordancia con la ley, es incompleta y no está acompañada por el guión necesario, el ministro Gavrilo Grahovac decidió anular el permiso», dijo el ministerio en un comunicado que también señala que Scout Film, la productora local de la película, podría enviar una nueva solicitud al ministerio que contenga la documentación necesaria para realizar la filmación.
Pero la productora Scout Film, con sede en Sarajevo, dijo que la historia del filme no tiene nada que ver con la acusación del grupo y que simplemente se trata de una historia de amor. Por su parte, Jolie ya dijo que su filme no se inmiscuirá en la política local y se ha ofrecido reunirse con las mujeres para despejar sus dudas sobre el contenido de la película.
La actriz ganadora del Oscar comenzó a rodar la película, que todavía no tiene título, en Budapest y su compañía de producción dijo que este cuenta una historia de amor antes de que comenzara la Guerra de Bosnia, que dejó 100.000 muertos entre 1992 y 1995. La filmación debería concluir en noviembre en Bosnia.