EL ESPECTÁCULO MUSICAL INSPIRADO EN EL CUENTO DE LYMAN FRANK Baum DE NUEVO EN MADRID

«El Mago de Oz» es una obra que no ha envejecido por el paso del tiempo, otorgándole un aura intemporal que permanecerá incólume con el paso de los siglos. Es una de las historias preferidas de muchos, una de las más versionadas en todo el mundo, sobre todo después de la legendaria adaptación cinematográfica; pero ha tenido que ser esta versión del Mago de Oz la que se diferencie de las que hasta ahora se han llevado al teatro, principalmente dirigidas al público infantil.
La función está dirigida por Albert Ponte e interpretada por Marta Sam, Andrea Rodríguez, Germán Vigara, Julián Ortega, Javier Muñoz, Javier sotorres, Zalo Calero y Nicolás Ibañez, entre otros intérpretes.
Como todas las historias, ésta tiene varias lecturas. En un principio, la novela -y la película- procura enseñar a los niños lo que es la inteligencia, el valor y el amor, por medio de los paradigmáticos personajes del Espantapájaros, el León y el Hombre de Hojalata, respectivamente. También tiene la clásica, con la producción de la patriótica película de Metro Goldwyn Mayer en los albores de la Segunda Guerra Mundial, pretendiendo expresar el valor del hogar y la permanencia entre tus allegados. Incluso tiene una interpretación sociopolítica.
En este sentido, tenemos a Dorothy, el individuo al fin, avanzando por el camino de baldosas amarillas, que es el oro, el dinero, hasta la Ciudad Esmeralda, el centro de todos los negocios, donde están los billetes verdes.
Pero la realidad es más sencilla. La maravillosa tierra de Oz nos traslada a un mundo de fantasía, en el que habitan brujas y hadas en bosques encantados, espantapájaros que bailan y leones que cantan, que nos envuelve con su magia en una preciosa aventura repleta de canciones inolvidables.
Sin dejar de respetar el armazón original, este montaje apuesta por la renovación; una puesta al día en la que, más que modernizar, lo que intentan es abrir nuevas ventanas en la historia por todos conocida para, mediante un mayor acercamiento a los personajes principales, con diálogos muy amenos y divertidos, trucos de magia en directo, una original escenografía y cinco nuevas y pegadizas canciones, conseguir ofrecer un inolvidable espectáculo para todos los públicos.