Alberto San Juan se convierte en un Príncipe de Dinamarca de un mundo cuyo centro es el dinero y la lucha por el poder

A Will Keen se le ha podido podido ver en los extraordinarios montajes dirigidos por Declan Donellan como «The Changelling» o «Macbeth» y últimamente, en la Sala Pequeña del Español, con «Traición», junto a Alberto San Juan y Cecilia Solaguren, montaje que estuvo dirigido por María Fernández Ache quien firma la traducción de este «Hamlet» además de colaborar en la dirección del mismo, un texto lo suficientemente conocido como para estar sujeto a poliédricas interpretaciones a lo largo de los tiempos.
En palabras de Keen, poner en marcha esta función ha sido «una aventura muy rápida», con la que pretenden «hacer un Hamlet presente, vivo, de hoy». «Es una obra tan grande que es imposible hacer todo y lo único que se puede hacer es pretender tener una cierta coherencia en cada momento». Alberto San Juan, por su parte, asegura que «Hamlet» es una obra «para disfrutar», y ha admitido que el protagonista es un «gran personaje». Así, subraya que ha descubierto que Hamlet «no es de una manera, sino que es de mil maneras y de las mil contrarias, muy humano, incluso demasiado para vivir en un sistema inhumano cuyo centro es el dinero y la lucha por el poder. El hecho de que sea tan incoherente y contradictorio le hace apasionante, como tantos otros de la literatura dramática. Y es que pone tanto amor Shakespeare al escribir cada escena y personaje que duele tener que cortar, y lo hemos hecho por lo sano, porque ver cinco horas de teatro a lo mejor es muy duro», expone San Juan.
El jueves 15, víspera del estreno en Pamplona, Will Keen y Alberto San Juan mantendrán un encuentro con el público en el Café Niza de la capital navarra a las 20.00 h., con entrada libre hasta completar aforo.