LA HISTORIA DE LOS AGOTES EN DIFERENTES MOMENTOS HISTÓRICOS, CON CARMELO GÓMEZ, UNAX UGALDE Y TXEMA BLASCO EN EL REPARTO

Los tres relatos cronológicamente distintos que integran la película, descubren como las heridas en torno al tema de los agotes (los habitantes del valle) todavía permanecen abiertas. El proyecto cinematográfico propone una singular estructura de rodaje con saltos temporales por la que discurren 78 personajes. El elenco de intérpretes está formado por vecinos del valle de Baztan, algunos de ellos en el papel de protagonistas; además de contar con conocidos actores como Kandido Uranga, Joseba Apaolaza y Txema Blasco y la colaboración especial de Carmelo Gómez y Unax Ugalde.
Aunque la trama principal de «Batzán» es la historia de los agotes, la película tiene una segunda lectura. El realizador ofrece una exposición clara y detallada de todos los elementos y herramientas con los que cuenta un cineasta a la hora de abordar un proyecto; en definitiva, una especie de «manual de instrucciones” oculto bajo una propuesta cinematográfica de ficción, o lo que es lo mismo, una mirada del cine dentro del cine. «Batzán» se basa en un guión de Iñaki Elizalde y Michel Gaztambide.
El rodaje dio comienzo en los bosques del entorno de Lekaroz el pasado 1 de marzo recreando dos escensas, ambientadas en el siglo XVII, época en la que los agotes, un pequeño grupo de personas marginadas que vivían en el barrio de Bozate en Arizkun, sufrieron por parte de sus propios vecinos una de las mayores campañas de persecución de la historia del valle.
«El planteamiento de la película busca las texturas fotográficas del misterio constante que subyace en el valle de Baztán. Se trata de un lugar que está siempre envuelto en niebla y raro es el día en que no llueve. Desde el principio se planteó un rodaje complejo en un lugar en el que las heridas sobre el tema de los agotes siguen sin cerrarse. Por otro lado, Batzán propone una mirada del cine dentro del cine. Crea una ilusión cíclica que sólo se descubre al final del visionado de toda la película. De la misma manera sólo al final del metraje el espectador es consciente de lo que ha visto: una exposición clara y detallada de todos los elementos y herramientas con los que cuenta un cineasta a la hora de abordar un proyecto. En definitiva, una especie de «manual de instrucciones” que nunca muestra el artificio, oculto bajo una propuesta cinematográfica de ficción”. asegura Iñaki Elizalde.
La primera parte del rodaje, que también incluirá localizaciones en Arizkun, se prolongará hasta el 20 de marzo. «Batzán» cuenta con un presupuesto aproximado de 1.300.000 euros. La reconstrucción del pueblo de Bozate tal como era en 1621 se realizará en 3D, por lo que la película invertirá la mayor parte de su presupuesto en esta tecnología.