ANTONIO CHAVARRÍAS DIRIGE UN THRILLER PSICOLÓGICO SOBRE COMO LOS SUCESOS DE LA INFANCIA SIGUEN MARCANDO A LAS

PERSONAS, CON JUAN DIEGO BOTTO y BÁRBARA LENNIE

Tras quedarse huérfana, Julia es acogida por Laura y Daniel, este último un amigo de la infancia de su padre. Poco a poco la presencia de la niña hace que Daniel se sienta desplazado. Su malestar aumenta cuando empieza a sentir como amenazas algunas acciones de la niña y a ver en ella las claves de un pasado terrorífico que había decidido enterrar.
Daniel quiere querer a su hija adoptiva, pero por un lado, la decisión ha sido más de su pareja Laura que no suya, y por otro, siente que a pesar de todos sus esfuerzos por agradar a la niña, ésta tiene algo contra él que va más allá de lo que se puede explicar con palabras. Aunque, probablemente, estos temores no tengan nada que ver con una niña de 7 años. Quizá sea que Julia le está recordando algo que Daniel quiso enterrar hace años. ¿Se puede tener miedo de un niño? ¿O son los fantasmas del pasado los que nos juegan malas pasadas?
«Hay sucesos de la infancia que pueden determinar el resto de nuestras vidas. Podemos olvidarlos, ocultarlos o intentar negarlos, pero siempre estarán junto a nosotros, algunas veces como una pesadilla de la que nunca dejaremos de huir, aunque no lo sepamos», dice Antonio Chavarrías.
Partiendo de un argumento del ator teatral sergi Belbell, Chavarrias busca hablar «sobre la fragilidad de la felicidad, de lo importante que es la infancia en nuestras vidas y de cómo el pasado siempre termina por alcanzarnos. De alguna forma es una historia de fantasmas, asumiendo que los fantasmas más terroríficos son los que llevamos dentro. Queremos contar una historia oscura y angustiante en un escenario luminoso, un lugar sin sombras en el que parece que sólo hay espacio para la felicidad”.
La película está coroducida entre Oberón Cinematográfica y Continental Producciones y se rueda entre Barcelona y Galicia durante 7 semanas.