AQUELLA PELÍCULA PROVOCÓ LA QUEJA DE LA NUMEROSA COMUNIDAD ISLÁMICA HOLANDESA

En una entrevista al periódico Telegraaf ha dicho: «Nuestras puertas están abiertas a masas de emigrantes musulmanes y yo quiero demostrar las graves consecuencias de ésto. Y quiero ofrecer soluciones». «Fitna» (guerra civil o enfrentamiento sedicioso, en árabe),, el vídeo de 17 minutos que el pasado año fue visto en Internet provocó la queja de la numerosa comunidad islámica holandesa, pero no las algaradas temidas. Incluso el primer ministro Jan Peter Balkenende intentó su censura por miedo a un ataque a los Países Bajos, pero la acogida fue tibia.
Quizá la escena más temida fue la última, en la que una mano arranca una página del Corán. Wilders dijo más tarde que se trataba de la página de una guía de teléfonos. No obstante los Servicios de Coordinación contra el Terrorismo manifestaron que mantendrían vigilancia extra tras el anuncio. El muy charlatán Wilders ha proclamado que jamás quiso ofender a los musulmanes. Las más recientes encuestas políticas han manifestado que de celebrarse elecciones ahora, el Partido de la Libertad vencería. El resultado se debe a que la organización se ha centrado en el pesimismo recesionista provocando un airado debate parlamentario en el que Wilders denunció que el Gobierno Balkenende está cerrando pactos a espaldas de la población.