LA BBC SE SUMA A LOS HOMENAJES EN EL 40 ANIVERSARIO DEL GRUPO

Con sus melenas teñidas de gris y blanco, los Python siguen en forma: Terry Jones -alma mater del grupo- ha cumplido 67 años, rodando documentales sobre la Edad Media -que elevaron a clásico en «Monty Python and the Holy Grail»- y acaba de ser padre con una amante muy joven; Eric Idle compone musicales y creó la exitosa producción teatral «Spamalot» (que ha recreado Tricicle en nuestro país), Michael Palin ha cimentado su fama como autor de documentales viajeros; y John Cleese batalla su tercer divorcio desde las tablas tras crear el imposible personaje del torpe hotelero Basil Fawlty para la serie «Fawlty Towers», con su primera esposa, la actriz Connie Booth. Caso aparte, la del único norteamericano del grupo, Terry Gilliam, que promociona por todo el mundo la película póstuma de Heath Ledger, «The Imaginarium of Doctor Parnassus», (la última vez en San Sebastián, ahora en Sitges y próximamente en el IV Festival de Cine de Roma) y sigue empeñado en la tarea quijotesca de recomenzar el rodaje de «The Man That Killed Don Quixote», tras su espectacular debacle en tierras de Guadalajara y que tan bien está documentado en «Lost in La Mancha». Gilliam ha declarado que el show en Nueva York le va a obligar a afeitarse de nuevo, como todo trauma. Los demás aducen que el regreso se debe a recaudar fondos para Jones, porque una paternidad casi a los 70 necesita de fondos pecuniarios. En el documental «Almost The Truth» (programado ayer noche en la BBC 2), los cómicos procedentes de familias de clase media supervivientes de la II Guerra Mundial, revelan el orígen del grupo, la influencia de Peter Sellers en sus programas radiofónicos con Spike Milligan, el del nombre del mismo, la asimilación de las brillantes creaciones de Gilliam al show y los desencuentros -el alcoholismo brutal de Graham, el excesivo perfeccionismo de Jones, el temperamento irascible de Cleese- de sus miembros, así cómo Idle compuso e ideó la canción final de «La vida de Brian», con todos los crucificados silbando «The Bright Side of Life», un clásico de todos los tiempos cantado por varias generaciones. A partir del 18 de octubre y en el canal de televisión estadounidense The Independent Channel, se dedicará una semana a todas las películas de Monty Python y a la emisión del documental «Almost The Truth», de seis horas de duración. Una hora está dedicada a «The Personal Ugly Bits» y las diversas confrontaciones entres todos. «Nunca nos interesamos por nosotros mismos como personas», declara Jones, recordando que los seis provienen de las legendarias confrontaciones entre las universidades de Oxford y Cambridge. Y los cinco supervivientes reconocen el genio de Chapman, «que se habría convertido en un actor genuino si no hubiera arruinado su vida con la bebida». Chapman también sufría de su oculta condición de gay y tuvo que ser doblado en muchas de las secuencias de «The Holy Grail» porque las resacas le impedían actuar o recordar sus diálogos. Pero todos hablan con inmenso afecto del que fue Brian, un falso Mesías.
Además, La Academia Británica de Cine y Televisión está preparando una gala especial en Nueva York para este próximo 15 de octubre, en la que entregará a los integrantes de los desaparecidos Monty Phyton un premio de honor en reconocimiento de su contribución al cine y la televisión, al celebrarse las 4 décadas desde que se fundó la «troupe». Ya han confirmado su presencia en el acto los cinco integrantes vivos: John Cleese, Terry Gilliam, Eric Idle, Terry Jones y Michael Palin. Graham Chapman falleció víctima del cáncer en 1989. Durante la gala se proyectará una nueva versión del documental «Monty Python: Almost the Truth» («Monty Python: casi la verdad») dedicado a Chapman. Esta será la primera ocasión en que John Cleese, Michael Palin, Terry Jones, Eric Idle y Terry Gilliam se vean las caras desde que coincidieron hace cuatro años en el estreno en Broadway del musical «Spamalot», basado en su exitoso filme «Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores» (1975). El amable Palin -que estuvo en «Un pez llamado Wanda» como el amante de los animales obligados a comerse el pez dorado Wanda- recuerda como el momento más álgido de su carrera al crear el sketch de «La Inquisición española»: «estoy orgulloso de aquel momento supremo de tontería», afirma. La influencia de los Python sigue viva y en el último segmento del documental, diversos cómicos televisivos reconocen su deuda con el grupo. Desde los creadores de «South Park» y «La Oficina» hasta el clásico de la irreverencia «Saturday Night Live». También Russell Brand, conocido iconoclasta, Jimmy Fallon y Steve Coogan, que basan su humor en la irreverencia, el absurdo y la impredecibilidad como hicieron los legendarios veteranos de Monty Python.